lunes, 27 de diciembre de 2010

UN AÑO NUEVO

Dicen que cuando se acerca fin de año los ángeles curiosos se sientan al borde de las nubes a escuchar los pedidos que llegan desde la tierra.

- "¿Qué hay de nuevo?" - Pregunta un ángel pelirrojo, recién llegado.
"Lo de siempre: Amor, Paz, Salud, Felicidad ..."- Contesta el ángel más viejo.

"Y bueno, todas esas son cosas muy importantes".

"Lo que pasa es que hace siglos que estoy escuchando los mismos pedidos y aunque el tiempo pasa los hombres no parecen comprender que esas cosas nunca van a llegar desde el cielo, como un regalo".

"¿Y qué podríamos hacer para ayudarlos?" - Dice el más joven y entusiasta de los ángeles.
"¿Te animarías a bajar con un mensaje y susurrarlo al oído de los que quieran escucharlo?" - Pregunta el anciano.

Tras una larga conversación se pusieron de acuerdo y el ángel pelirrojo se deslizó a la tierra convertido en susurro y trabajó duramente mañana, tarde y noche, hasta 1os últimos minutos del último día del año.

Ya casi se escuchaban las doce campanadas y el ángel viejo esperaba ansioso la llegada de una plegaria renovada. Entonces, luminosa y clara, pudo oír la palabra de un hombre que decía:
"Un nuevo año comienza. Entonces, en este mismo instante, empecemos a recrear un mundo distinto, un mundo mejor: Sin violencia, sin armas, sin fronteras, con amor, con dignidad; con menos policías y más maestros, con menos cárceles y más escuelas, con menos ricos y menos pobres.

Unamos nuestras manos y formemos una cadena humana de niños, jóvenes y viejos, hasta sentir que un calor va pasando de un cuerpo a otro, el calor del amor, el calor que tanta falta nos hace.

Si queremos, podemos conseguirlo, y si no lo hacemos estamos perdidos, porque nadie más que nosotros podrá construir nuestra propia felicidad ".

Desde el borde de una nube, allá en el cielo, dos ángeles cómplices sonreían satisfechos.

Del libro: "Cuentos para Niños de 8 a 108 II" - Pancho Aquino.

viernes, 17 de diciembre de 2010

¡CÓMO EL GRINCH ROBÓ LA NAVIDAD!

El Grinch es una criatura verde, peluda y cascarrabias con un corazón "dos tallas menor" que vive en una cueva en lo alto de una montaña al norte de Whoville, el hogar de los felices y afectuosos "Quien"... y su única compañía es su fiel perro, Max.

Desde su guarida, en lo alto del Monte Crumpit, él puede oír los ruidosos preparativos navideños que ocurren en Villaquien. Envidioso de la alegría de los "Quien", planea bajar al pueblo, y robar todos los adornos y regalos y así impedir que llegue la Navidad.

Pero no contaba con la curiosidad de una pequeña: Cindy Lou, quien investiga sobre su pasado y llega a descubrir que de niño El Grinch era el hazmerreír de los niños de la escuela en Villaquien, por su aspecto diferente ... Uno de los capítulos más recordados y odiados por él fue cuando hizo un ángel para regalárselo a Martha May, la única niña que no se reía de él,  al ver lo cortés que era; El Grinch intentó afeitarse para estar presentable ante el pueblo,y cuando todos lo vieron, nuevamente
se volvieron a reír y burlarse del pobre ... y desde entonces El Grinch  subió a lo alto del Monte Crumpit, se estableció allí y renunció a la Navidad, al mundo y a los Quién, que fueron tan crueles con él.

Sintiendo pena del Grinch, y sabiendo que ella era la única que entiendía su problema, Cindy Lou lo invita a la fiesta del "Júbilo Quien", para ser el "Alegre Maestre de la Navidad". El Grinch acude a regañadientes, gana el título de Alegre Maestre e incluso empieza a divertirse, pero el alcalde (quien de pequeño era quien siempre se burlaba del Grinch) vuelve a ridiculizarlo regalándole una maquinilla de afeitar, y El Grinch recuerda que de pequeño se rieron de él por haberse cortado al afeitarse y vuelve a enojarse.

El alcalde pide matrimonio a Martha May y le regala un coche y un anillo de diamantes, entonces El Grinch se enfada y revela por qué odia la Navidad: Por el afán de consumir. Quema el árbol de Navidad que había en el centro de la plaza (por suerte tienen uno de repuesto) y vuelve a la cueva por el conducto de la basura. Allí se lamenta, porque todos los que lo han humillado al día siguiente serán felices con sus regalos. Entonces se le ocurre una idea: ROBAR LA NAVIDAD. Se hace un traje de Papá Noel, construye un trineo y utilizando a Max como reno y va a Villaquién a robar todos los regalos de las casas. Cuando ha robado todos los adornos, luces y regalos, sube el trineo hasta la cima de la montaña para tirarlos. Mientras tanto, los Quién descubren lo que ha estado haciendo el Grinch toda la noche, y el alcalde anuncia que el Grinch ha destruido la Navidad y le echa toda la culpa a Cindy Lou. Pero su familia, dice que no han podido robar lo más importante de la Navidad: El espíritu navideño. Así, todo el pueblo comienza a cantar.

Sin embargo, El Grinch descubre que, a pesar de haber conseguido robar todos los regalos y adornos de los Quien, la Navidad llega igualmente. Entonces se da cuenta de que la Navidad es mucho más que regalos, adornos y banquetes. Su corazón se hace tres veces más grande, devuelve todo lo que se había robado, y es recibido afectuosamente en la comunidad de los Quien.

* "¡Cómo el Grinch robó la Navidad!", es un libro infantil escrito por el Dr. Seuss en versos con rima e ilustraciones del mismo autor, y publicado por Random House Mondadori en 1957. El libro critica la visión de la Navidad como algo comercial y satiriza a aquellos que obtienen beneficios explotando la época navideña.

martes, 14 de diciembre de 2010

RODOLFO, el reno de la nariz roja

Hace mucho tiempo, existía un reno llamado Rudolph (Rodolfo), el único reno en el mundo que tenía una gran nariz roja. Naturalmente la gente lo llamaba "Rodolfo, el reno de la nariz roja".

Rodolfo estaba terriblemente avergonzado por su enorme nariz tan peculiar y los otros renos se burlaban de él. Su padre, su madre y su hermana tambien sentían pena por la desdicha de Rudolph. Incluso él mismo se sentía muy apenado.

Una noche en víspera de Navidad, Santa Claus estaba preparando su trineo, alistando a todos sus renos, Dasher (Brioso), Prancer (Saltarín), Vixen (Juguetón) y los otros para dar la vuelta alrededor del mundo, llevando regalos a los niños.Pero de pronto una terrible tormenta se desató y la neblina cubrió toda la tierra, evitando que los renos pudieran remontar el vuelo y Santa sabía que con tanta niebla no podría encontrar una sola chimenea.De pronto, Rudolph apareció para ver que sucedía, su gran nariz brillaba como nunca. Santa sintió que esa era la respuesta a su problema, así que llamó a Rudolph y lo colocó al frente del trineo, delante de todos los demás renos, como líder.

Con esa gran nariz como guía los venados pronto remontaron el vuelo y Rudolph condujo a Santa a cada una de las chimeneas.Esa terrible noche ni la lluvia, los truenos, la nieve o la niebla pudieron detener a Rudolph que con su gran nariz roja iluminó el camino.Y así fue como Rudolph se convirtió en el reno más querido y admirado de todos, esa gran nariz que un día lo hizo sentir tan mal, hoy era la envidia de todos en el mundo de los renos.

Desde ese momento, todas las Navidades, Rodolfo trabaja junto a Santa Claus, y es respetado y admirado por el resto de su manada. Rodolfo es el héroe de la Navidad.


jueves, 9 de diciembre de 2010

CUENTO DE NAVIDAD DE MICKEY

("Mickey's Christmas Carol" en el título original). Es un especial animado de 24 minutos hecho por Disney en 1983, en conmemoración a otro año mas de la célebre novela de Charles Dickens "A Christmas Carol". Los personajes en este especial son interpretados por populares personajes animados de Disney.

Sinopsis:

Adaptación del título Cuento de Navidad de Charles Dickens, en el que el humilde y agradable Bob Cratchit no puede esperar para volver a casa y compartir con su familia el día de Nochebuena, aunque no haya mucha comida para compartir. Su jefe, Ebenezer Scrooge, es el hombre más tacaño de la ciudad y piensa que la Navidad debería servir, como cualquier otro día, para ganar dinero. Después de concederle a Boob medio día libre, Scrooge se dirige a casa sin sospechar la tenebrosa sorpresa que le espera ...
Scrooge recibe la visita del pasado, presente y futuro para que finalmente, éste comprenda el valor de no sólo estas fechas sino de la vida, la amistad y el cariño por los demás, dejando como enseñanza que sin afecto no se puede ser feliz a pesar del dinero y comodidades que se posean.





martes, 7 de diciembre de 2010

REGALOS DE NAVIDAD

La Conferencia de Regalos de Navidad de aquel año estaba llena hasta la bandera. A ella habían acudido todos los jugueteros del mundo, y muchos otros que no eran jugueteros pero que últimamente solían asistir, y los que no podían faltar nunca, los repartidores: Santa Claus y los Tres Reyes Magos. Como todos los años, las discusiones tratarían sobre qué tipo de juguetes eran más educativos o divertidos, cosa que mantenía durante horas discutiendo a unos jugueteros con otros, y sobre el tamaño de los juguetes. Sí, sí, sobre el tamaño discutían siempre, porque los Reyes y Papá Noel se quejaban de que cada año hacían juguetes más grandes y les daba verdaderos problemas transportar todo aquello...

Pero algo ocurrió que hizo aquella conferencia distinta de las anteriores: se coló un niño. Nunca jamás había habido ningún niño durante aquellas reuniones, y para cuando quisieron darse cuenta, un niño estaba sentado justo al lado de los reyes magos, sin que nadie fuera capaz de decir cuánto tiempo llevaba allí, que seguro que era mucho. Y mientras Santa Claus discutía con un importante juguetero sobre el tamaño de una muñeca muy de moda, y éste le gritaba acaloradamente "¡gordinflón, que si estuvieras más delgado más cosas te cabrían en el trineo!", el niño se puso en pie y dijo:

- Está bien, no discutáis. Yo entregaré todo lo que no puedan llevar ni los Reyes ni papá Noel.

Los asistentes rieron a carcajadas durante un buen rato sin hacerle ningún caso. Mientras reían, el niño se levantó, dejó escapar una lagrimita y se fue de allí cabizbajo...

Aquella Navidad fue como casi todas, pero algo más fría. En la calle todo el mundo continuaba con sus vidas y no se oía hablar de todas las historias y cosas preciosas que ocurren en Navidad. Y cuando los niños recibieron sus regalos, apenas les hizo ilusión, y parecía que ya a nadie le importase aquella fiesta.

En la conferencia de regalos del año siguiente, todos estaban preocupados ante la creciente falta de ilusión con se afrontaba aquella Navidad. Nuevamente comenzaron las discusiones de siempre, hasta que de pronto apareció por la puerta el niño de quien tanto se habían reído el año anterior, triste y cabizbajo. Esta vez iba acompañado de su madre, una hermosa mujer. Al verla, los tres Reyes dieron un brinco: "¡María!", y corriendo fueron a abrazarla. Luego, la mujer se acercó al estrado, tomó la palabra y dijo:

- Todos los años, mi hijo celebraba su cumpleaños con una gran fiesta, la mayor del mundo, y lo llenaba todo con sus mejores regalos para grandes y pequeños. Ahora dice que no quiere celebrarlo, que a ninguno de ustedes en realidad le gusta su fiesta, que sólo quieren otras cosas... ¿se puede saber qué le han hecho?

La mayoría de los presentes empezaron a darse cuenta de la que habían liado. Entonces, un anciano juguetero, uno que nunca había hablado en aquellas reuniones, se acercó al niño, se puso de rodillas y dijo:

- Perdón, mi Dios; yo no quiero ningún otro regalo que no sean los tuyos. Aunque no lo sabía, tú siempre habías estado entregando aquello que no podían llevar ni los Reyes ni Santa Claus, ni nadie más: el amor, la paz, y la alegría. Y el año pasado los eché tanto de menos...perdóname.

Uno tras otro, todos fueron pidiendo perdón al niño, reconociendo que eran suyos los mejores regalos de la Navidad, esos que colman el corazón de las personas de buenos sentimientos, y hacen que cada Navidad el mundo sea un poquito mejor.

Pedro Pablo Sacristan

jueves, 2 de diciembre de 2010

EL SECRETO DE SANTA

En Nochebuena un niño miró fijamente a Santa y le dijo: "Quiero saber tu secreto".
Le susurro al oído: "¿Cómo lo haces, año tras año?". "Quiero saber cómo, mientras viajas dejando regalos aquí y allá, nunca se terminan". "¿Cómo es, querido Santa, que en tu saco de regalos hay suficiente para todas las niñas y niños del mundo?".

"Siempre está lleno, nunca se vacía mientras vas de chimenea en chimenea, a casas grandes y pequeñas de país en país, visitándolos todos".

Santa se sonrió y le contestó: "No me hagas preguntas difíciles. ¿No quieres un juguete?".

Pero el niño dijo que no y Santa pudo ver que él esperaba una respuesta: "Ahora escúchame", le dijo al niño:  "Mi secreto te hará más triste y más sabio".

"Lo cierto es que mi saco es mágico. Dentro de el hay millones de juguetes para mi viaje en Nochebuena. Pero a pesar que visito a cada niña y a cada niño no siempre dejo juguetes. En algunos hogares no tienen comida, en otros hay tristeza, en algunos hogares están desesperados, y otros son malos. Algunos son hogares rotos, donde los niños sufren. Esos hogares visito, pero qué puedo dejar?".

"Mi trineo está lleno de cosas alegres, Pero para los hogares donde habita la tristeza, los juguetes no son suficiente. Así que en silencio me acerco, y beso cada niña y cada niño, y rezo con ellos para que reciban la alegría del espíritu de la Navidad, el espíritu que vive en el corazón del niño que no recibe, pero que da".

"Si Dios escucha y contesta mi oración, Cuando regrese el próximo año, lo que encontraré serán hogares llenos de paz, y amor. Y niños y niñas llenos de la luz infinita. Es un trabajo difícil, mi querido amiguito, dejar regalos para algunos y orar por otros. Pero las oraciones son los mejores regalos Porque Dios tiene el don de satisfacer todas las necesidades".

"Esa es parte de la contestación. El resto es que mi saco es mágico. Y esa es la verdad. Mi saco está cargado de amor. En mi saco nunca falta el amor y la alegría... porque dentro hay oraciones, y esperanzas. No sólo juguetes. Mientras más doy, más se llena ... porque dando es como realizo mis sueños".

"¿Y quieres saber algo? Tu también tienes tu propio saco. Contiene tanta magia como el mío, y está dentro de ti. Nunca se vacía, está llenito desde el principio de tu vida. Es el centro de la luz y el amor. Es tu corazón. Y si en ésta Navidad quieres ayudarme, no te preocupes tanto por los regalos debajo de tu árbol. Abre esa saco que es tu corazoncito, y comparte tu alegría, tu amistad, tu dinero, tu amor".

"Gracias por el secreto. Me tengo que ir".

"Espera niño", dijo Santa, "No te vayas. ¿Compartirás lo que tienes? ¿Ayudarás? ¿Te servirá lo que has aprendido?"

Y por un momento el niño se detuvo, tocó su corazón y simplemente dijo: "SI".

Alberto Martínez

lunes, 29 de noviembre de 2010

A LOS 85 AÑOS

Una anciana de 85 años estaba siendo entrevistada con motivo de su cumpleaños. La periodista le preguntó qué consejo daría a las personas de su edad.

"Bueno", dijo la anciana, "A nuestra edad es muy importante no dejar de usar todo nuestro potencial; de lo contrario, éste se marchita. Es muy importante estar con la gente y, siempre que sea posible, ganarse la vida prestando un servicio. Eso es lo que nos mantiene con vida y salud".

"¿Puedo preguntarle qué es lo que hace para ganarse la vida a su edad?", le dice la periodista.

La señora respondió: "Cuido a una anciana que vive en mi barrio", fue su inesperada y deliciosa respuesta.

lunes, 22 de noviembre de 2010

EL GLOBO NEGRO

Un niño negro contemplaba extasiado al vendedor de globos en la feria del pueblo. El pueblo era pequeño y el vendedor había llegado pocos días atrás, por lo tanto no era una persona conocida.
En pocos días la gente se dio cuenta de que era un excelente vendedor ya que usaba una técnica muy singular que lograba captar la atención de niños y grandes. En un momento soltó un globo rojo y toda la gente, especialmente los potenciales, pequeños clientes, miraron como el globo remontaba vuelo hacia el cielo.
Luego soltó un globo azul, después uno verde, después uno amarillo, uno blanco ...
Todos ellos remontaron vuelo al igual que el globo rojo ...

El niño negro, sin embargo, miraba fijamente sin desviar su atención, un globo negro que aún sostenía el vendedor en su mano. Finalmente decidió acercarse y le preguntó al vendedor: Señor, si soltara usted el globo negro. ¿Subiría tan alto como los demás?

El vendedor sonrió comprensivamente al niño, soltó el cordel con que tenía sujeto el globo negro y, mientras éste se elevaba hacia lo alto, le dijo: "LOS GLOBOS NO VUELAN AL CIELO POR EL COLOR QUE TENGAN, SINO POR LO QUE LLEVAN DENTRO".

viernes, 19 de noviembre de 2010

LA HISTORIA DEL BURRO

Un día, el burro de un campesino se cayó en un pozo. El animal lloró fuertemente por horas, mientras el campesino trataba de buscar algo que hacer.

Finalmente, el campesino decidió que el burro ya estaba viejo y el pozo ya estaba seco y necesitaba ser tapado de todas formas; que realmente no valía la pena sacar al burro del pozo.

Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarle. Cada uno agarró una pala y empezaron a tirarle tierra al pozo. El burro se dió cuenta de lo que estaba pasando y lloró horriblemente. Luego, para sorpresa de todos, se aquietó después de unas cuantas paladas de tierra.

El campesino finalmente miró al fondo del pozo y se sorprendió cómo el burro llegó hasta la boca del pozo, pasó por encima del borde y salió trotando.

Entonces uno de los vecinos que estaba mirando con atención lo ocurrido, le dijo al campesino : "La vida va a tirarte tierra, todo tipo de tierra .... el truco para salir del pozo es sacudírsela y usarla para dar un paso hacia arriba. Cada uno de nuestros problemas es un escalón hacia arriba. Podemos salir de los más profundos huecos si no nos damos por vencidos.
Usa la tierra que te echan para salir adelante ", y dicho esto se alejó de aquel lujar ... dejando una gran lección para todos los presentes.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

EL MEJOR GINECÓLOGO

Con un bebé en brazos, una mujer muy asustada llega al consultorio de su ginecólogo y le dice: "Doctor, por favor, ayúdeme, tengo un problema muy serio. Mi bebé aún no cumple un año y ya estoy de nuevo embarazada. No quiero tener hijos en tan poco tiempo, prefiero un espacio mayor entre uno y otro ..."

El médico le preguntó: "Muy bien, entonces ¿Qué quiere que yo haga?".

Ella respondió: "Deseo interrumpir mi embarazo y quiero contar con su ayuda".

El médico se quedó pensando un poco y, después de algún tiempo de silencio, le dijo a la mujer: "Creo que tengo un método mejor para solucionar el problema y es menos peligroso para usted".

La mujer sonrió, pensando que el médico aceptaría ayudarla.

Él siguió hablando: "Vea bien, señora, para no tener que estar con dos bebés a la vez en tan corto espacio de tiempo, vamos a matar a este niño que está en sus brazos. Así usted podrá descansar para tener el otro, tendrá un periodo de descanso hasta que el otro niño nazca. Si vamos a matar, no hay diferencia entre uno y otro de los niños. Y hasta es más fácil sacrificar éste que usted tiene entre sus brazos, puesto que usted no correrá ningún riesgo".

La mujer se asustó y dijo: "¡No, doctor! ¡Qué horror! ¡Matar a un niño es un crimen!".

"También pienso lo mismo, señora, pero me pareció usted tan convencida de eso, que por un momento pensé en ayudarla".

El médico sonrió y, después de algunas consideraciones, vio que su lección surtía efecto.
Convenció a la madre que no hay la menor diferencia entre matar un niño que ya nació y matar a uno que está por nacer, y que está vivo en el seno materno.

¡El crimen es exactamente el mismo!

martes, 16 de noviembre de 2010

APRENDIENDO A VER

Cuentan que en la carpintería hubo una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar diferencias.
El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar. Se pasaba el tiempo haciendo ruidos. Él aceptó la culpa, pero pidió que fuera expulsado el tornillo, argumentando que había que darle demasiadas vueltas para que sirviera.
El tornillo aceptó el ataque pero exigió la expulsión de la lija.
Señaló que era áspera en su trato y tenía fricciones con los demás.
Y la lija estuvo de acuerdo pero exigió que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás como si fuera el único perfecto.

En eso entró el carpintero, se puso su delantal e inició la tarea.Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo.
Finalmente, la tosca madera se convirtió en un hermoso mueble.

Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación.
Fue entonces cuando el serrucho dijo: "Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades.Eso nos hace valiosos. Así que no pensemos en nuestras fallas y concentrémonos en la utilidad de nuestros méritos".

La asamblea pudo ver entonces que el martillo es fuerte, el tornillo une, la lija pule asperezas, el metro es preciso. Se vieron como un equipo capaz de producir muebles de calidad. Esta nueva mirada los hizo sentir orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.

Enrique Mariscal

viernes, 12 de noviembre de 2010

NICK, un ejemplo de vida



Nació en Melbourne, Australia (4 de diciembre de 1982), con una agenesia consistente en una tri - amelia que se caracteriza por la carencia de tres de sus extremidades, le faltan ambos brazos a nivel de los hombros y extremidad inferior derecha, y con una meromelia de la extremidad inferior izquierda, tiene un pequeño pie con dos dedos protuberando de su muslo izquierdo. Al principio sus padres se sintieron desolados, pero Nick había nacido sano.

Su vida estuvo llena de dificultades. Una de ellas fue no poder acudir a una escuela normal pese a no tener discapacidades mentales, pero Nick fue uno de los primeros estudiantes discapacitados en migrar a una escuela normal. Aprendió a escribir usando los dos dedos en su “pie” izquierdo, y utiliza un aparato que se introduce en su dedo más grande para sostener cosas. Aprendió a usar la computadora y a teclear con el método “heel and toe”(demostrado en sus charlas). También puede lanzar bolas de tenis y contestar el teléfono.
Sufrió acoso en el colegio, que le afectó muy negativamente y, con ocho años, comenzó a plantearse el suicidio. Después de rogar por unos brazos y unas piernas, Nick comenzó a observar que sus logros eran la inspiración de muchos, y comenzó a agradecer que estaba vivo.

Con diecisiete años comenzó a dar charlas a su grupo de oración y comenzó una organización sin ánimo de lucro.






Nick Vujicic es un orador motivacional y director de "Life Without Limbs", una organización para personas con discapacidad física. Se graduó a los 21 años, especializándose en Contabilidad y Planificación Financiera.

Actualmente tiene 27 años y viaja por todo el mundo dando un mensaje de esperanza.


miércoles, 10 de noviembre de 2010

EL ECO

Un hijo y su padre estaban caminando en las montañas. De repente, el hijo se cayó, se lastimó y gritó: "AAAhhhhhhhhhhhhhhh !!!".

Para su sorpresa, oyó una voz repitiendo en algún lugar en la montaña: "AAAhhhhhhhhhhhhhhh !!!".

Con curiosidad, el niño gritó: "¿Quién eres tú?". Recibió de respuesta: "¿Quién eres tú?" .

Enojado con la respuesta, gritó: "¡Cobarde!". Recibió de respuesta: "¡Cobarde!".

Miró a su padre y le preguntó: "¿Qué sucede?"
El padre sonrió y dijo: "Hijo mío, presta atención". Y entonces el padre gritó a la montaña: "¡Te admiro!". La voz respondió: "¡Te admiro!".

De nuevo el hombre gritó: "¡Eres un campeón!". La voz respondió: "¡Eres un campeón!".
El niño estaba asombrado, pero no entendía.

Luego el padre explicó: "La gente lo llama ECO, pero en realidad es la VIDA .
Te devuelve todo lo que dices o haces. Nuestra vida es simplemente reflejo de nuestras acciones.
Si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor ...
Si deseas más competitividad en tu grupo, ejercita tu competencia ...
Esta relación se aplica a todos los aspectos de la vida.
La vida te dará de regreso exactamente aquello que tú le has dado".

"Tu vida no es una coincidencia ... Es un reflejo de ti mismo. Alguien dijo: "Si no te gusta lo que recibes de vuelta, revisa lo que estás dando".

martes, 9 de noviembre de 2010

¿DÓNDE ESCONDIERON LA FELICIDAD?

En cierta ocasión se reunieron todos los dioses y decidieron crear al hombre y la mujer; planearon hacerlo a su imagen y semejanza, entonces uno de ellos dijo:
-"Esperen, si los vamos a hacer a nuestra imagen y semejanza, van a tener un cuerpo igual al nuestro, fuerza e inteligencia igual a la nuestra, debemos pensar en algo que los diferencie de nosotros, de no ser asi, estaremos creando nuevos dioses". "Debemos quitarles algo, pero, ¿Qué les quitamos?".

Después de mucho pensar uno de ellos dijo: -"¡Ya se! Vamos a quitarles la FELICIDAD, pero el problema va a ser donde esconderla para que no la encuentren jamás".

Propuso el primero:
-"Vamos a esconderla en la cima del monte mas alto del mundo; a lo que inmediatamente repuso otro:
-"¡No!, recuerda que les dimos fuerza, alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está".

Luego propuso otro:
-"Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar", y otro contestó:
-"¡No!, recuerda que les dimos curiosidad, alguna vez alguien construira una máquina por la que pueda entrar y bajar y entonces la encontrará".

Uno más dijo:
-"Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra".

Y le dijeron:
-"¡No!, recuerda que les dimos inteligencia, y un día alguien va construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad y serán iguales a nosotros".

El último de ellos, era un Dios que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demas dioses, analizó en silencio cada una de ellas y entonces rompió el silencio y dijo:
-"Creo saber a donde ponerla para que realmente nunca la encuentren", todos voltearon asombrados y preguntaron al unisono: "¿Dónde?".
-"La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán".

Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así, el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo.

jueves, 4 de noviembre de 2010

LAS RANITAS EN LA NATA

Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de nata. Inmediatamente se dieron cuenta de que se hundían. Era imposible nadar o flotar demasiado tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos ranas patalearon en la nata para llegar al borde del recipiente. Pero era inútil; sólo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse.

Sentían que cada vez era mas difícil salir a la superficie y respirar, una de ellas dijo en voz alta: "No puedo más. Es imposible salir de aqui. En esta materia no se puede nadar. Ya que voy a morir, no veo por qué prolongar este sufrimiento. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril". Dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez siendo literalmente tragada por el espeso liquido blanco.

La otra rana, más persistente o quizá más tozuda se dijo: "¡No hay manera! Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo, aunque se acerque la muerte, prefiero luchar hasta mi último aliento. No quiero morir ni un segundo antes de que llegue mi hora".

Siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar sin avanzar ni un centímetro, durante horas y horas. Y de pronto, de tanto patalear y batir las ancas, agitar y patalear, la nata se convirtió en mantequilla. Sorprendida, la rana dio un salto y, patinando, llegó hasta el borde del recipiente. Desde allí, pudo regresar a casa croando alegremente.

Jorge Bucay

martes, 2 de noviembre de 2010

LAS COSAS NO SON SIEMPRE LO QUE PARECEN

Dos ángeles que estaban de viaje se detuvieron para pasar la noche en la casa de una familia adinerada. La familia era ruda y le negó a los ángeles quedarse en el cuarto de huéspedes de la mansión, en cambio les dieron un espacio pequeño en el sótano frío.
Cuando ellos hicieron su cama en el suelo duro, el ángel más viejo vio un agujero en la pared y lo reparó.

La noche siguiente el par de ángeles fue a descansar en la casa de un pobre granjero muy hospitalario y su esposa.
Después de compartir la humilde comida, la pareja de granjeros le cedió su cuarto a los ángeles para que pudieran descansar cómodamente.

Cuando el sol surgió a la mañana siguiente los ángeles encontraron al granjero y su esposa llorando. Su vaca, cuya leche había sido su único ingreso, yacía muerta en el campo. El ángel más joven se asombró y le preguntó al más viejo cómo había podido permitir que eso ocurriese.
- "El primer hombre tenía todo, y aún así tú lo ayudaste. La segunda familia tenía muy poco y estaba dispuesta a compartir todo ¡Y tú permitiste que la vaca se les muriese!".

- "Las cosas no son siempre lo que parecen" -Contestó el más viejo- "Cuando nosotros nos quedamos en el sótano de la mansión, noté por el agujero de la pared que había muchos sacos de oro en la habitación contigua. Como el dueño estaba obsesionado con su avaricia y no era capaz de compartir su fortuna, yo sellé la pared para que nunca más pueda encontrarlos … Y anoche, cuando nos fuimos a dormir a la cama de los granjeros, vino el ángel de la muerte para llevarse a su esposa y yo, a cambio, le di la vaca".

miércoles, 27 de octubre de 2010

LA BRUJA COCINERA

Había una gran cabaña de madera en el bosque donde todo el mundo decía que vivía una bruja muy mala, muy mala. Nunca nadie se había atrevido a entrar.

Un día mientras recogía hojas para un trabajo de su escuela, un chico se acercó a la cabaña. La curiosidad le llevó a entrar al jardín, y luego se acercó a una de las ventanas de la cabaña, pero no pudo ver nada. Como quería saber lo que había, pensó que no le pasaría nada, y entró en la casa. Parecía que estaba vacía que no había nadie.

Pero al fondo divisó una viejecita que removía la cuchara junto al fuego. Se acercó con mucho cuidado, y la tocó en el hombro.
-Buenas tardes, señora. - Hola muchacho - respondió ella. ¿No tienes miedo de mi. ? La pobre anciana estaba muy arrugada y no tenía dientes.
El muchacho dijo que no. La anciana se puso muy contenta e invitó al muchacho a merendar. Le contó que de joven había sido un hada buena, pero cuando se había hecho mayor todo el mundo creyó que era una bruja, y no podía ir a la ciudad. Ya se había acostumbrado a vivir sola en aquella cabaña, pero siempre le gustaba pensar que algún día alguien entraría a verla.

Y así fue como el muchacho fue tan amable con ella, le dijo que le pidiera un deseo, pues se lo concedería, él pidió de buen corazon viendo a la anciana tan contenta por su visita le pidió que su jardín se convirtiera en un parque infantil para niños. Y desde ese día , todos los niños jugaban allí y la anciana les hacia la merienda, siendo muy feliz, muy feliz al saber que la gente ya no le tenía miedo. Y todo el mundo la llamaba cariñosamente "La bruja cocinera".

martes, 26 de octubre de 2010

LA TIENDA DE LA VERDAD

El hombre caminaba paseando por aquellas pequeñas callecitas de la ciudad provinciana. Tenía tiempo y entonces se detenía algunos instantes en cada vidriera, en cada negocio, en cada plaza. Al dar vuelta una esquina se encontró de pronto frente a un modesto local cuya marquesina estaba en blanco, intrigado se acercó a la vidriera y arrimó la cara al cristal para poder mirar dentro del oscuro escaparate ... en el interior, solamente se veía un atril que sostenía un cartelito escrito a mano que anunciaba: "TIENDA DE LA VERDAD".

El hombre estaba sorprendido. Pensó que era un nombre de fantasía, pero no pudo imaginar qué vendían. Entró. Se acercó a la señorita que estaba en el primer mostrador y preguntó:
- Perdón, ¿Esta es la tienda de la verdad?
- Sí, señor, ¿Qué tipo de verdad anda buscando: Verdad parcial, verdad relativa, verdad estadística, verdad completa?
Así que aquí vendían verdad. Nunca se había imaginado que esto era posible, llegar a un lugar y llevarse la verdad, era maravilloso.

- Verdad completa –Contestó el hombre sin dudarlo. “Estoy tan cansado de mentiras y de falsificaciones”, pensó, “No quiero más generalizaciones ni justificaciones, engaños ni defraudaciones”.

- ¡Verdad plena! –ratificó.
- Bien, señor, sígame.

La señorita acompañó al cliente a otro sector y señalando a un vendedor de rostro adusto, le dijo: "El señor lo va a atender".

El vendedor se acercó y esperó que el hombre hablara.
- "Vengo a comprar la verdad completa".
- "Ahá, perdón, ¿El señor sabe el precio?".
-"No, ¿Cuál es? "–Contestó rutinariamente. En realidad, él sabía que estaba dispuesto a pagar lo que fuera por toda la verdad.

- "Si usted se la lleva" –Dijo el vendedor- "El precio es que nunca más podrá estar en paz".

Un frío corrió por la espalda del hombre, nunca se había imaginado que el precio fuera tan grande.
- "Gra... gracias, disculpe ..."– Balbuceó.

Se dio vuelta y salió del negocio mirando el piso. Se sintió un poco triste al darse cuenta de que todavía no estaba preparado para la verdad absoluta, de que todavía necesitaba algunas mentiras donde encontrar descanso, algunos mitos e idealizaciones en los cuales refugiarse, algunas justificaciones para no tener que enfrentarse consigo mismo. “Quizás más adelante”, pensó ...

Anthony De Mello

jueves, 21 de octubre de 2010

EL CUENTO DE LA TORTUGA

Había un a vez una tortuga que había perdido la memoria y no se acordaba del camino de regreso a su casa. Estaba perdida en el bosque y lloraba. Lloró tanto que el bosque empezó a llenarse de lágrimas.

Esto ocasionó problemas a los enanos del bosque, ya que entraba agua (lágrimas) en sus casas. Decididos a buscar el origen de tal inundación, salieron de sus casas para saber cuál era el problema. Pronto encontraron a la tortuga llorando desesperadamente y le preguntaron:“Tortuga, ¿Por qué lloras tanto?”. “He perdido la memoria y no sé la forma de regresar a casa”, contestó.

Los enanos tuvieron una ocurrencia. Le colocaron unas hierbas mágicas dentro del caparazón y le dijeron: “Cada vez que quieras saber lo que debes hacer, pon la cabeza dentro del caparazón, hueles las hierbas mágicas y empiezas a pensar. ¡Verás qué bien funciona!”

La tortuga así lo hizo: Puso la cabeza dentro del caparazón, olió las hierbas mágicas y pensó: "¿Cuál es la forma de regresar a casa?". A continuación adoptó la postura del pensador y dijo: “¡Ah!, ya me acuerdo, he de subir este monte y bajar por la orilla del torrente”.
La tortuga salió del caparazón, dio las gracias a los enanos y se dirigió hacia su casa.

A partir de ese momento, la tortuga siempre supo lo que debía hacer: Cuando no se acordaba de algo, ponía la cabeza en el caparazón, "PENSABA" y "DECIDÍA".

Carreras, Ll. Y otros. Cómo educar en valores. Editorial Narcea

miércoles, 20 de octubre de 2010

VESTIDURAS

Un día, la Belleza y la Fealdad se encontraron en una playa, y se dijeron: ¡Bañémonos en el mar! .
Entonces se quitaron la ropa y empezaron a nadar en las aguas. Pasado un rato, la Fealdad volvió a la playa, se vistió con la ropa de la Belleza y se fue.

Y la belleza también salió del mar y no encontró su ropa, y como era demasiado tímida para quedarse desnuda, se vistió con la ropa de la Fealdad y siguió su camino.

* Y desde entonces hasta hoy, hay hombres y mujeres que se engañan, y confunden a una de ellas con la otra.
Sin embargo, hay quienes han contemplado el rostro de la Belleza y la reconocen, pese a sus vestiduras. Y hay quienes conocen el rostro de la Fealdad, sin que sus ropas la oculten a sus ojos.

Gibrán Khalil Gibrán

lunes, 18 de octubre de 2010

LA CASA DE LOS MIL ESPEJOS

Se dice que hace tiempo, en un pequeño y lejano pueblo, había una casa abandonada. Cierto día, un perrito buscando refugio del sol logró meterse por un agujero de una de las puertas de dicha casa.

El perrito subió lentamente las viejas escaleras de madera. Al terminar de subir las escaleras se topó con una puerta semi-abierta; lentamente se metió en el cuarto. Para su sorpresa, se dio cuenta que dentro de ese cuarto había 1000 perritos más observándolo tan fijamente como él los observaba a ellos.

El perrito comenzó a mover la cola y a levantar sus orejas poco a poco. Los 1000 perritos hicieron lo mismo.

Posteriormente sonrió y le ladró alegremente a uno de ellos.

¡El perrito se quedó sorprendido al ver que los 1000 perritos también le sonreían y ladraban alegremente con él! .Cuando salió del cuarto, se quedó pensando para sí mismo: "¡Qué lugar tan agradable! ¡Voy a venir más seguido a visitarlo!"

Tiempo después, otro perrito callejero entró al mismo sitio y se encontró entrando al mismo cuarto.

Pero a diferencia del primero, este perrito al ver a los otros 1000 perritos del cuarto se sintió amenazado ya que lo estaban viendo de una manera agresiva. Posteriormente empezó a gruñir; obviamente vio cómo los 1000 perritos le gruñían a él. Comenzó a ladrarles ferozmente y los otros 1000 perritos le ladraron también.

Cuando este perrito salió del cuarto pensó: "¡Qué lugar tan horrible es éste! ¡Nunca más volveré a entrar allí!" .

En el frente de dicha casa se encontraba un viejo letrero que decía: "LA CASA DE LOS MIL ESPEJOS".

Enrique Mariscal

jueves, 14 de octubre de 2010

GALLETITAS

A una estación de trenes llega una tarde, una señora muy elegante. En la ventanilla le informan que el tren está retrasado y que tardará aproximadamente una hora en llegar a la estación. Un poco fastidiada, la señora va al puesto de diarios y compra una revista, luego pasa al kiosco y compra un paquete de galletitas y una lata de gaseosa.

Preparada para la forzosa espera, se sienta en uno de los largos bancos del andén. Mientras hojea la revista, un joven se sienta a su lado y comienza a leer un diario. Imprevistamente la señora ve, por el rabillo del ojo, cómo el muchacho, sin decir una palabra, estira la mano, agarra el paquete de galletitas, lo abre y después de sacar una comienza a comérsela despreocupadamente.

La mujer está indignada. No está dispuesta a ser grosera, pero tampoco a hacer de cuenta que nada ha pasado; así que, con gesto ampuloso, toma el paquete y saca una galletita que exhibe frente al joven y se la come mirándolo fijamente.

Por toda respuesta, el joven sonríe... y toma otra galletita.
La señora gime un poco, toma una nueva galletita y, con ostensibles señales de fastidio, se la come sosteniendo otra vez la mirada en el muchacho.
El diálogo de miradas y sonrisas continúa entre galleta y galleta. La señora cada vez más irritada, el muchacho cada vez más divertido.

Finalmente, la señora se da cuenta de que en el paquete queda sólo la última galletita. " No podrá ser tan caradura", piensa, y se queda como congelada mirando alternativamente al joven y a las galletitas.
Con calma, el muchacho alarga la mano, toma la última galletita y, con mucha suavidad, la corta exactamente por la mitad. Con su sonrisa más amorosa le ofrece media a la señora.
- ¡Gracias! - Dice la mujer tomando con rudeza la media galletita.
- "De nada" - Contesta el joven sonriendo angelical mientras come su mitad.

El tren llega. Furiosa, la señora se levanta con sus cosas y sube al tren. Al arrancar, desde el vagón ve al muchacho todavía sentado en el banco del andén y piensa: " Insolente".
Siente la boca reseca de ira. Abre la cartera para sacar la lata de gaseosa y se sorprende al encontrar, cerrado, su paquete de galletitas ... ¡INTACTO!

Jorge Bucay

martes, 12 de octubre de 2010

EL AMOR Y LA LOCURA

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la Tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el ABURRIMIENTO había bostezado por tercera vez, la LOCURA, como siempre tan loca, les propuso: "¿Vamos a jugar a los escondidos?". La INTRIGA levantó la ceja intrigada y la CURIOSIDAD, sin poder contenerse,le preguntó:
-"¿A los escondidos? ¿Y cómo es eso?"
- "Es un juego" - explicó la LOCURA - "En el que yo me tapo la cara y empiezo a contar desde uno hasta un millón, mientras ustedes se esconden, y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego".

El ENTUSIASMO bailó entusiasmado, secundado por la EUFORIA. La ALEGRÍA dio tantos saltos que terminó por convencer a la DUDA, e incluso a la APATÍA, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La VERDAD prefirió no esconderse: ¿Para qué?, si al final siempre la hallaban, y la SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella), y la COBARDÍA prefirió no arriesgarse.

- "Uno, dos, tres ..." - Comenzó a contar la LOCURA. La primera en esconderse fue la PEREZA, como siempre tan perezosa se dejo caer tras la primera piedra del camino. La FE subió al cielo y la ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol mas alto.
La GENEROSIDAD casi no alcanza a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: ¿Que si un lago cristalino?, ideal para la BELLEZA. ¿Que si una rendija en el árbol?, perfecto para la TIMIDEZ. ¿Que si el vuelo de la mariposa?, lo mejor para la VOLUPTUOSIDAD. ¿Que si una ráfaga de viento?, magnífico para la LIBERTAD. Así, terminó por acurrucarse en un rayito de sol.
El EGOÍSMO, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio: Aireado, cómodo, pero solo para él. La MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris), y la PASIÓN y el DESEO en el centro de los volcanes. El OLVIDO..., se me olvidó donde se escondió el OLVIDO, pero eso no es lo más importante.

Cuando la LOCURA contaba ya novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve, el AMOR aún no había encontrado sitio para esconderse entre sus flores.
- "Un millón" - Contó la LOCURA y comenzó a buscar. La primera fue la PEREZA, a solo tres pasos detrás de una piedra. Después se escucho a la FE, discutiendo con Dios sobre TEOLOGÍA, y a la PASIÓN y al DESEO los sintió vibrar en los volcanes.
En un descuido encontró a la ENVIDIA y claro, pudo deducir donde estaba el TRIUNFO. Al EGOÍSMO no tuvo ni que buscarlo, el solo salió disparado de su escondite, que había resultado ser un nido de avispas.

De tanto caminar sintió sed, y al acercarse al lago descubrió a la BELLEZA, y con la DUDA resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada en una cerca sin decidir aun en que lado esconderse.
Así fue encontrando a todos. Al TALENTO, entre la hierba fresca. A la ANGUSTIA, en una oscura cueva. A la MENTIRA, detrás del arco iris (mentira, en el fondo del mar). Hasta el OLVIDO... se le olvidó que ya se había olvidado que estaba jugando a los escondidos!

Pero, solo el AMOR no aparecía por ningún sitio. La LOCURA buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyuelo del planeta, en la cima de las montañas y, cuando estaba por darse por vencida, divisó un rosal y pensó: "El AMOR, como siempre tan cursi, seguro se escondió entre las rosas ...". Tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó.
Las espinas habían herido los ojos del AMOR. La LOCURA no sabía que hacer para disculparse: Lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugo en la Tierra a los escondidos, el AMOR es ciego y la LOCURA siempre lo acompaña.

Mario Benedetti

miércoles, 6 de octubre de 2010

LOS TRES VIEJITOS

Una mujer salió de su casa y vio a tres viejos de largas barbas sentados frente a su jardín.
Ella no los conocía y les dijo: "No creo conocerlos, pero deben tener hambre. Por favor entren a mi casa para que coman algo". Ellos preguntaron: "¿Está el hombre de la casa?".
"No", respondió ella, "No está".
"Entonces no podemos entrar", dijeron ellos.

Al atardecer, cuando el esposo llegó, ella le contó lo sucedido.
"¡Entonces diles que ya llegué e invítalos a pasar!".
La mujer salió a invitar a los hombres a pasar a su casa.
"No podemos entrar a una casa los tres juntos", explicaron los viejitos.
"¿Por qué?", quiso saber ella.

Uno de los hombres apuntó hacia otro de sus amigos y explicó:
"Su nombre es RIQUEZA". Luego indicó hacia el otro: "Su nombre es ÉXITO y yo me llamo AMOR. Ahora ve adentro y decidan a cual de nosotros tres, ustedes desean invitar a vuestra casa".
La mujer entró a su casa y le contó a su esposo lo que ellos le dijeron.

El hombre se puso feliz:
"¡Que bueno!. Y ya que así es el asunto, entonces invitemos a RIQUEZA, dejemos que entre y llene nuestra casa de riqueza". Su esposa no estuvo de acuerdo: "Querido, ¿Por qué no invitamos a ÉXITO?"
La hija del matrimonio estaba escuchando desde la otra esquina de la casa y vino corriendo con una idea:
"¿No sería mejor invitar a AMOR? Nuestro hogar entonces estaría lleno de amor".
"Hagamos caso del consejo de nuestra hija", dijo el esposo a su mujer,"Ve afuera e invita a AMOR a que sea nuestro huésped".

La esposa salió afuera y les preguntó a los tres viejitos:
"¿Cuál de ustedes es AMOR? ... Por favor que venga para que sea nuestro invitado". AMOR se puso de pie y comenzó a caminar hacia la casa.
Los otros dos también se levantaron y lo siguieron. Sorprendida, la dama les preguntó a RIQUEZA y ÉXITO: "Yo solo invite a AMOR, ¿Por qué ustedes también vienen?".

Los viejos respondieron juntos:
"Si hubieras invitado a RIQUEZA o ÉXITO, los otros dos habrían permanecido afuera, pero ya que invitaste a AMOR, donde sea que el vaya, nosotros vamos con el. Donde quiera que hay amor, hay también riqueza y éxito".

lunes, 20 de septiembre de 2010

SANDRA JIMÉNEZ



"Tener una discapacidad es tener una condición distinta , es tener una forma de ser distinta , pero no significa tener una forma de vivir distinta ...". Son las palabras con las cuales describe la discapacidad Sandra, que siendo una niña discapacitada trabajó con Unicef como vocera de los niños.

Apoyada en una silla de ruedas, debido a la parálisis cerebral que padece desde su nacimiento prematuro a los seis meses de gestación, Sandra ha desarrollado su vida con la normalidad de una joven que gusta de tomar un café con sus amigas, escuchar música y suspirar por su artista favorito que es Chayanne.

Lo que para muchos, sus condiciones especiales son una debilidad, la joven nacida un 6 de diciembre de 1986, en México Distrito Federal, la convirtió en una fortaleza para enfrentar los retos que se le han presentado. Su poca habilidad motora es imperceptible ante la agilidad mental, madurez e inteligencia que deja admirados a quienes conversan con ella.

Sandra proyecta la humildad que caracteriza a las personas sabias y con ese respeto lleva un mensaje a los jóvenes en cada conferencia que ofrece, y dice “Si yo puedo, tú puedes”, por lo que enfatizó “Como todos los seres humanos hay cosas que no te gustan de ti mismo y hay días en los que se vale levantarse con el pie izquierdo”. “Pero esos días en los que no nos sentimos bien con lo que somos, nos ayuda a crecer y a seguir adelante, también hay que aprender de esos días porque tenerlos es parte del ser humano”.

* http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/lucha-sandra-jimenez-por-la-igualdad-desde-su-silla-de-ruedas/

EL TAZÓN DE MADERA

Un abuelo se fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años. Ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban. La familia completa comía junta en la mesa, pero las manos temblorosas y la vista enferma del anciano hacía el alimentarse un asunto difícil. La comida caía de su cuchara al suelo, y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba la leche sobre el mantel.
El hijo y la nuera se cansaron de la situación. "Tenemos que hacer algo con papá", dijo el hijo. "Ya he tenido suficiente. Derrama la leche, hace ruido al comer y tira la comida al suelo".

Asi fue como el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en una esquina del comedor. Ahí, el abuelo comía solo mientras el resto de la familia disfrutaba la hora de comer. Como el abuelo había roto uno o dos platos, su comida se la servían en un tazón de madera.

De vez en cuando miraban hacia donde estaba el abuelo y podían ver una lágrima en sus ojos mientras estaba ahí sentado solo. Sin embargo, las únicas palabras que la pareja le dirigía eran fríos llamados de atención cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida.

El niño de cuatro años observaba todo en silencio. Una tarde antes de la cena, el papá observó que su hijo estaba jugando con trozos de madera en el suelo. Le preguntó dulcemente: "¿Qué estás haciendo?".
Con la misma dulzura el niño le contestó: "Ah, estoy haciendo un tazón para ti y otro para mamá para que, cuando yo crezca, ustedes coman en ellos". Sonrió y siguió con su tarea.

Las palabras del pequeño golpearon a sus padres de tal forma que quedaron sin habla. Las lágrimas rodaban por sus mejillas. Y aunque ninguna palabra se dijo al respecto, ambos sabían lo que tenían que hacer.

Esa tarde el esposo tomó gentilmente la mano de su padre y lo guió de vuelta a la mesa de la familia. Por el resto de sus días ocupó un lugar en la mesa con ellos. Y por alguna razón, ni el esposo ni la esposa parecían molestarse cada vez que el tenedor se caía, la leche se derramaba o se ensuciaba el mantel.

TE HICE A TI

Vi en la calle a una niñita temblando de frío con un vestidito ligero, parecía con poca esperanza de encontrar una comida decente.

Me enojé y le dije a Dios:

- ¿Por qué permites esto? ¿Por qué no haces algo para remediar esto?

Por un rato Dios no dijo nada y esa noche, Él respondió de pronto diciendo:

- Ya hice algo para remediarlo... Te hice a TI.

viernes, 17 de septiembre de 2010

HUMANOS DE UN ALA

Un día un ángel se arrodilló a los pies de Dios y habló: "Señor, visité toda tu creación. Estuve en todos los lugares. Vi que eres parte de todas las cosas. Y por eso vine hasta ti Señor para tratar de entender. ¿Por qué cada una de las personas sobre la tierra tiene apenas un ala?.Los ángeles tenemos dos. Podemos ir hasta el amor que tú representas siempre que lo deseamos. Podemos volar hacia la libertad siempre que queramos. Pero los humanos con su única ala no pueden volar. Nunca podrán volar con apenas un ala".

Dios respondió: "Sí, ya se eso". "Sé que hice a los humanos solamente con un ala".
Intrigado el ángel quería entender y preguntó:
"¿Pero, por qué Señor diste a los hombres solamente un ala cuando son necesarias dos alas para que puedan volar?"

Sin prisa, Dios respondió:

"Ellos sí pueden volar, mi ángel. Di a los humanos una sola ala para que ellos pudiesen volar más y mejor que nuestros arcángeles… Para volar, mi pequeño amigo, tu precisas de tus dos alas. Y aunque libre, tú estas solo. Mas los humanos con su única ala precisarán siempre dar la mano a alguien a fin de tener sus dos alas. Cada uno ha de tener un par de alas. Cada uno ha de buscar su segunda ala en alguien, en algún lugar del mundo, para que se complete su par. Así todos aprenderán a respetarse y a no quebrar la única ala de la otra persona porque pueden estar acabando con su oportunidad de volar. Así mi ángel, ellos aprenderán a amar verdaderamente a la otra persona".

"Aprenderán que solamente permitiéndose amar, ellos podrán volar. Tocando el corazón de otra persona ellos podrán encontrar el ala que les falta y podrán finalmente volar. Solamente a través del amor podrán llegar hasta donde estoy… Así como lo haces tú, mi ángel. Ellos nunca… ¡Nunca estarán solos al volar!".

Oscar René Mendoza Vizcaino

jueves, 16 de septiembre de 2010

ARREGLAR EL MUNDO

Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

Cierto día, su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lugar. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención.

De repente se encontró con una revista en donde venía el mapa del mundo ¡Justo lo que precisaba!. Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: "Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto, para que lo repares sin ayuda de nadie".

Entonces calculó que al pequeño le llevaría días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente. "Papá, ya hice todo, conseguí terminarlo".

Al principio el padre no dio crédito a las palabras del niño. Pensó que sería imposible que, a su edad, hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño.

Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.

¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?

-Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lograste armarlo?

-Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre ...

Así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que si sabía como era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta la hoja y vi que había arreglado al mundo.

Gabriel García Márquez

miércoles, 15 de septiembre de 2010

EL DÍA QUE TRATARON DE ACABAR CON EL AMOR

Hubo una vez en la historia del mundo, un día terrible en el que el ODIO, que es el rey de los malos sentimientos, los defectos y las malas virtudes convocó a una reunión urgente con todos ellos.

Todos los sentimientos negros del mundo y los deseos más perversos del corazón humano llegaron a esta reunión con curiosidad de saber cual era el propósito. Cuando estuvieron todos habló el Odio y dijo: “Los he reunido aquí a todos porque deseo con todas mis fuerzas matar a alguien".
Los asistentes no se extrañaron mucho pues era el Odio que estaba hablando y él siempre quiere matar a alguien, sin embargo todos se preguntaban entre si quien sería tan difícil de matar para que el Odio los necesitara a todos.

"Quiero que maten al AMOR", dijo. Muchos sonrieron malévolamente pues más de uno le tenía ganas.

El primer voluntario fue el MAL CARÁCTER, quien dijo: “Yo iré, y les aseguro que en un año el Amor habrá muerto, provocaré tal discordia y rabia que no lo soportará".
Al cabo de un año se reunieron otra vez y al escuchar el reporte del Mal Carácter, quedaron tan decepcionados.

"Lo siento, lo intenté todo pero cada vez que yo sembraba una discordia, el Amor la superaba y salía adelante."

Fue entonces cuando muy diligente se ofreció la AMBICIÓN que haciendo alarde de su poder, dijo: "En vista de que El Mal Carácter fracasÓ, iré yo. Desviaré la atención del Amor hacia el deseo por la riqueza y por el poder. Eso nunca lo ignorará". Y la ambición empezó el ataque hacia su víctima quien, efectivamente cayo herida pero después de luchar por salir adelante renunció a todo deseo desbordado de poder y triunfó de nuevo.

Furioso el Odio, por el fracaso de la Ambición envío a los CELOS, quienes burlones y perversos inventaban toda clase de artimañas y situaciones para despistar al amor y lastimarlo con dudas y sospechas infundadas. Pero el Amor confundido lloró, y pensó, que no quería morir y con valentía y fortaleza se impuso sobre ellos y los venció.

Año tras año, el Odio siguió en su lucha enviando a sus más hirientes compañeros, envíó a la FRIALDAD, al EGOÍSMO, a la CANTALETA, la INDIFERENCIA, la POBREZA, la ENFERMEDAD y a muchos otros que fracasaron siempre porque cuando el Amor se sentía desfallecer tomaba de nuevo fuerza y todo lo superaba.

El Odio convencido de que el Amor era invencible les dijo a los demás: "Nada que hacer. El Amor ha soportado todo, llevamos muchos años insistiendo y no lo logramos".

De pronto de un rincón del salón se levantó un sentimiento poco conocido y que vestía todo de negro y con un sombrero gigante que caía sobre su rostro y no lo dejaba ver, su aspecto era fúnebre como el de la muerte: "Yo mataré el Amor", dijo con seguridad.

Todos se preguntaron quien era ese que pretendía hacer solo, lo que ninguno había podido. El Odio dijo."Ve y hazlo".

Tan solo había pasado algún tiempo cuando el Odio volvió a llamar a todos los malos sentimientos para comunicarles después de mucho esperar por fin EL AMOR HABÍA MUERTO.

Todos estaban felices pero sorprendidos. Entonces el sentimiento del sombrero negro habló: "Ahí les entrego el Amor totalmente muerto y destrozado", y sin decir más se marchó.

"Espera", dijo el Odio, en tan poco tiempo lo eliminaste por completo, lo desesperaste y no hizo el menor esfuerzo para vivir. "¿Quien eres?" .

El sentimiento levantó por primera vez su horrible rostro y dijo: "SOY LA RUTINA".

lunes, 13 de septiembre de 2010

EL CORAZÓN PERFECTO

Un día un joven se situó en el centro de un poblado y proclamó que él poseía el corazón más hermoso de toda la comarca.

Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaban en él ni un solo rasguño.
Sí, coincidieron todos que era el corazón más hermoso que hubieran visto. Al verse admirado, el joven se sintió aún más orgulloso, y con mayor fervor aseguró ser el corazón más hermoso de todo el vasto lugar.

De pronto, un anciano se acercó y dijo: “¿Porqué dices eso, si tu corazón no es ni tan aproximadamente hermoso como el mío?”.

Sorprendidos, la multitud y el joven miraron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente, estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozos, y éstos habían sido reemplazados por otros que no encajaban perfectamente en el lugar, pues se veían los bordes irregulares en su alrededor.Es más habían lugares con huecos, donde faltaban trozos profundos.

La mirada de la gente se sobrecogió. ¿Cómo puede él decir que su corazón es el más hermoso?, pensaron.

El joven contempló el corazón del anciano y, al ver su estado desgarbado, se echó a reir.
“Debes estar bromeando,” dijo. “Compara tu corazón con el mío.. El mío es perfecto. En cambio el tuyo es un conjunto de cicatrices y dolor.”
“Es cierto,” dijo el anciano, “tu corazón luce perfecto, pero yo jamás me involucraría contigo… Mira, cada cicatriz representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado. Muchos, a su vez, me han obsequiado con un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes -por los cuales me alegro- porque al poseerlos me recuerdan el amor que hemos compartido.”

“Hubo oportunidades en las cuales entregué un trozo de mi corazón alguien, pero esa persona no me ofreció a cambio un poco del suyo. De ahí quedaron los huecos -dar amor es arriesgar- pero a pesar del dolor que esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los sigo amando y alimentan la esperanza que, algún día, tal vez regresen y llenen el vacío que han dejado en mi corazón

“¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso?”

El joven permaneció en silencio. Las lágimas corrieron por sus mejillas. Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su hermoso y joven corazón y se lo ofreció, el anciano lo recibió y lo colocó en su corazón luego, a su vez, arrancó un trozo del suyo, ya viejo y maltrecho, y con el tapó la herida abierta del joven.

La pieza se amoldó pero no a la perfección, al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes.

El joven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho más hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior.

jueves, 26 de agosto de 2010

DEREK REDMOND




En 1992, los Juegos Olímpicos de verano se celebraron en Barcelona, España, uno de los corredores de la carrera de 400 metros planos era un atleta inglés llamado Derek Redmond ...

Había entrenado durante años para competir en las Olimpiadas. Pero mientras corría a toda velocidad bajo un calor moderado, de repente se lastimó el tendón de la pierna y se desplomó a la pista con mucho dolor. Decidido a seguir, Derek logró ponerse de pie. Iba cojeando hacia la meta cuando su padre descendió por la pared y saltó a la pista.

Antes de que nadie pudiera detenerlo, Jim Redmond llegó a donde estaba su hijo. El joven corredor se apoyó sobre el hombro de su padre al tiempo que se tambaleaba para terminar la carrera.Toda la multitud se puso de pie y vitoreó a los dos hombres. Cuando cruzaron la meta, fue como si el corredor, su padre y los espectadores lo hubieran logrado juntos.

VOLAR SOBRE EL PANTANO

Un pájaro que vivía resignado en un árbol podrido en medio del pantano se había acostumbrado a estar ahí , comía gusanos del fango y se hallaba siempre sucio por el pestilente lodo.

Sus alas estaban inutilizadas por el peso de la mugre hasta que cierto día un gran ventarrón destruyó su guarida ; el árbol podrido fue tragado por el cieno y él se dio cuenta de que iba a morir.

En un deseo repentino de salvarse comenzó a aletear con fuerza para emprender el vuelo , le costó mucho trabajo porque había olvidado cómo volar ,pero enfrentó el dolor del entumecimiento hasta que logró levantarse y cruzar el ancho cielo, llegando finalmente a un bosque fértil y hermoso.

Carlos Cuauhtémoc Sánchez

viernes, 20 de agosto de 2010

LAS DOS VASIJAS

Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.

Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador así, diciéndole:"Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir."

El aguador, le dijo compasivamente: "Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino."

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo, pero de todos modos se sentía apenada porque al final, solo quedaba dentro de si la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces "¿Te diste cuenta de que las flores solo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Maestro. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza",

martes, 17 de agosto de 2010

LA CIEGA

Había una ciega sentada en la calle, con una taza y un pedazo de cartón, escrito con tinta negra, que decía: "Por favor, ayúdenme, soy ciega"

Un creativo de publicidad que pasaba frente a ella, se detuvo y observó unas pocas monedas en la taza. Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta, tomó un marcador negro que el llevaba y escribió otro anuncio.

Volvió a poner el pedazo de cartón sobre los pies de la ciega y se fue.

Por la tarde el creativo volvió a pasar frente la ciega que pedía limosna; su taza estaba llena de billetes y monedas.

La ciega reconoció sus pasos y le preguntó si había sido él, el que re escribió su cartel y sobre todo, qué había escrito?.

El publicista le contestó:"Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras". Sonrió y siguió su camino.
El nuevo mensaje decía: "Hoy es primavera y no puedo verla"

* Si haces lo que siempre has hecho, obtendrás los resultados que siempre has obtenido. “El mundo exige resultados”. No le cuentes a otros tus dolores del parto. Muéstrales al niño.

lunes, 16 de agosto de 2010

¿CUÁNTO CUESTA UN HELADO?

En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 años entró en un establecimiento y se sentó a una mesa. La camarera puso un vaso de agua en frente de él. "¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con almendras?", preguntó el niño.
"50 centavos", respondió la camarera.

El niño sacó su mano de su bolsillo y examinó un número de monedas. "¿Cuánto cuesta un helado solo?", volvió a preguntar.

Algunas personas estaban esperando por una mesa y la camarera ya estaba un poco impaciente.
"Treinta y cinco centavos", dijo ella bruscamente.
El niño volvió a contar las monedas. "Quiero el helado solo", dijo el niño.

La camarera le trajo el helado, puso la cuenta en la mesa y se fue. El niño terminó el helado y pagó en la caja y se fue.
Cuando la camarera volvió, empezó a limpiar la mesa y entonces le costó tragar saliva con lo que vió. Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacío, había los treinta y cinco centavos del helado y quince más ... ¡su propina! .

lunes, 2 de agosto de 2010

LAS CUATRO VELAS

Las cuatro velas se quemaban lentamente.El ambiente estaba tan silencioso que se podía oír el diálogo que mantenían.

La primera dijo:
- ¡YO SOY LA PAZ!, sin embargo las personas no consiguen mantenerme. Creo que me voy apagar.Y disminuyendo su fuego rápidamente se apagó completamente.

Dijo la segunda:
- ¡YO SOY LA FE!, lamentablemente a los hombres les parezco supérflua. Las personas no quieren saber de mi. No tiene sentido permanecer encendida. Cuando terminó de hablar , una brisa pasó suavemente sobre ella y se apagó.

Rápida y triste la tercera vela se manifestó:
- ¡YO SOY EL AMOR! , no tengo fuerzas para seguir encendida. Las personas me dejan a un lado y no comprenden la importancia de esto. Se olvidan hasta de aquellos que están muy cerca y las aman. Y sin esperar mas se apagó

De repente... entró un niño y vio las tres velas apagadas.
" Pero, ¿que es esto? -dijo angustiado- Deberían estar encendidas hasta el final." Al decir esto comenzó a llorar.

Entonces la cuarta vela, habló:
-No tengas miedo, niña, mientras yo tenga fuego podremos encender las demás velas. ¡YO SOY LA ESPERANZA!.
-Con los ojos brillantes, el niño tomó la vela de la esperanza y encendió nuevamente las que estaban apagadas.

jueves, 22 de julio de 2010

EL RÍO CONGELADO

Un viajero muy cansado llegó a la orilla de un río. No había un puente por el cual se pudiera cruzar. Era invierno y la superficie del río se hallaba congelada. Obscurecía y deseaba llegar pronto al pueblo que se encontraba a poca distancia del río, mientras hubiera suficiente luz para distinguir el camino. Llegó a preguntarse si el hielo sería lo suficientemente fuerte para soportar su peso. Como viajaba solo y no había nadie más en los alrededores, una fractura y caída en el río helado significaría la muerte; pero pasar la noche en ese hostil paraje representaba también el peligro de morir por hipotermia.

Por fin, después de muchos titubeos y miedos, se arrodillo y comenzó, muy cauteloso, a arrastrarse por encima del hielo. Pensaba que, al distribuir el peso de su cuerpo sobre una mayor superficie, sería menos probable que el hielo se quebrara bajo su peso.

Después de haber recorrido la mitad del trayecto en esta forma lenta y dolorosa, de pronto escuchó el sonido de una canción detrás de sí. De la noche salió un carruaje tirado por cuatro caballos, lleno de carbón y conducido por un hombre que cantaba con alegría mientras iba en su despreocupado camino. Allí se encontraba nuestro cauteloso viajero. arrastrándose con manos y pies, mientras, a su lado, como un viento invernal, pasó el conductor con su carruaje, caballos y pesada carga ¡¡¡por el mismo río!!! .

* Esta historia nos ilustra cómo muchas personas pasan por las dificultades que les presenta la vida:

- Muchos se quedan en la orilla de la indecisión, incapaces de decidir qué camino tomar
- Otros prefieren permanecer allí, tratando de reunir suficiente valor para llegar al otro lado del problema en que se encuentran.
- Algunas personas se arrastran en la vida por temor a que las dificultades se les vuelvan adversas ( se les rompa el hielo). Su fe no es lo bastante fuerte para sostenerlos de pié en medio de la adversidad.
- Existen los que van silbando por el camino. Saben en quién tienen puesta su confianza y su fe es inquebrantable.

Herb Smith

martes, 13 de julio de 2010

TONY MELÉNDEZ, músico sin manos



Tony, es el segundo de los cuatro hijos que conformaron el hogar de José Angel Meléndez Escoto y de Sara María Rodríguez; nació sin brazos debido a los estragos de un medicamento recetado por orden médica a su madre durante el embarazo. El medicamento Talidomida debía calmar los efectos de náusea del primer semestre de embarazo, pero sus efectos dejaron graves consecuencias: Al igual que a él, el fármaco provocó que miles de niños nacieran con deformidades, sin brazos o sin pies.

Debido a las precarias condiciones de salud que existían en los países centroamericanos en los años sesenta, la familia Meléndez decide trasladarse a los Estados Unidos. Durante muchos años tuvieron que acomodarse a una forma de vivir con ciertas limitaciones materiales, pero siempre con mucho arraigo espiritual.

Cuando niño, Tony veía a su papá tocar la guitarra y sintió el gran deseo de poderla tocar también, hasta que un día su papá puso la guitarra en el suelo. "Tony", dijo, "Anda a lavar los pies". Se los lavó y se sentó a tocar la guitarra por primera vez; aquella vieja guitarra española que perteneció a su progenitor es uno de sus más preciados tesoros.

Nunca dejó que su condición física le desanimara, y con mucho esfuerzo y práctica, aprendió a tocarla magistralmente con los dedos de sus pies.

Tony empezó a tocar en misas y en conferencias, hasta que lo vio alguien que trabajaba en la organización de las actividades para la visita del Papa a Los Ángeles en 1987. Y gracias a eso fue seleccionado para cantarle , allí ocurrió el famoso encuentro: Su interpretación ante 6.000 jóvenes en el Universal Amphitheater de Los Ángeles el 15 de septiembre de 1987, que dio para el Papa Juan Pablo II.

Después de que Tony terminara de interpretar el tema "Never be the same", el Papa sorpresivamente saltó del escenario, se acercó a la plataforma donde se encontraba lo besó y lo felicitó.

Las palabras del Papa fueron las siguientes: "Tony, eres verdaderamente un joven muy valiente. Estás dando esperanza a todos nosotros. Mi deseo para ti, es que continúes dando esperanza a toda la gente".

Desde ese momento no ha descansado, ha viajado a través de los Estados Unidos y a más de 30 países alrededor del mundo, compartiendo su música y hermoso testimonio vida y fe.

Hasta el día de hoy radica en los Estados Unidos, en la ciudad de Branson , Missouri, con su esposa y dos hijos, llevando una ocupada agenda de conciertos, charlas motivacionales que han sido acompañadas de la redacción de un libro: "A Gift Of Hope" ("Un regalo de esperanza"), escrito en inglés, hoy traducido al castellano.

Muchas personas lo llaman "El hombre de los pies de Dios", a lo que Tony responde:
"Dios tiene algo tan especial, yo no tengo los pies de Dios, pero sí tengo el amor de Él, y si una persona me dice eso (pies de Dios) yo le digo gracias, porque por un momentito tal vez podemos ver algo muy positivo muy bueno, nos olvidamos de lo feo del mundo y nuestra vida y vemos tal vez un poquito de esperanza de Dios en unos pies que son sinceros, simples.”

Escribió también un libro llamado "No me digas que no puedes".