jueves, 26 de agosto de 2010

DEREK REDMOND




En 1992, los Juegos Olímpicos de verano se celebraron en Barcelona, España, uno de los corredores de la carrera de 400 metros planos era un atleta inglés llamado Derek Redmond ...

Había entrenado durante años para competir en las Olimpiadas. Pero mientras corría a toda velocidad bajo un calor moderado, de repente se lastimó el tendón de la pierna y se desplomó a la pista con mucho dolor. Decidido a seguir, Derek logró ponerse de pie. Iba cojeando hacia la meta cuando su padre descendió por la pared y saltó a la pista.

Antes de que nadie pudiera detenerlo, Jim Redmond llegó a donde estaba su hijo. El joven corredor se apoyó sobre el hombro de su padre al tiempo que se tambaleaba para terminar la carrera.Toda la multitud se puso de pie y vitoreó a los dos hombres. Cuando cruzaron la meta, fue como si el corredor, su padre y los espectadores lo hubieran logrado juntos.

4 comentarios:

  1. Un ejemplo de no darse por vencido,de luchar por lo que llevas años esperando,de no rendirse contra las adversidades,demostrando que lo importante no es ganar,lo importante es darlo todo por aquello en lo que crees y por aquello que tanto te a costado alcanzar...

    Afortunados aquellos que tienen a su padre vivo y lo pueden abrazar.. aprovéchenlo ya que cuando uno no lo tiene, ni se imaginan cuanto se extraña a ese ser querido ... un millón de aplausos para su padre que no lo dejó llegar solo, ni sentirse derrotado, al contrario decía "Es mi hijo déjenlo llegar"...lo defendió con garras...

    ResponderEliminar
  2. Este Hombre llegó primero a la meta segun mi opinión, porque con su padre alcanzaron una meta que nadie pudo =)

    ResponderEliminar
  3. Así es Dios... Cuando pensamos que no podemos mas, nos da la mano y nos dice: "Aquí estoy Hijo, terminemos juntos esta carrera."

    ResponderEliminar