martes, 17 de agosto de 2010

LA CIEGA

Había una ciega sentada en la calle, con una taza y un pedazo de cartón, escrito con tinta negra, que decía: "Por favor, ayúdenme, soy ciega"

Un creativo de publicidad que pasaba frente a ella, se detuvo y observó unas pocas monedas en la taza. Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta, tomó un marcador negro que el llevaba y escribió otro anuncio.

Volvió a poner el pedazo de cartón sobre los pies de la ciega y se fue.

Por la tarde el creativo volvió a pasar frente la ciega que pedía limosna; su taza estaba llena de billetes y monedas.

La ciega reconoció sus pasos y le preguntó si había sido él, el que re escribió su cartel y sobre todo, qué había escrito?.

El publicista le contestó:"Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras". Sonrió y siguió su camino.
El nuevo mensaje decía: "Hoy es primavera y no puedo verla"

* Si haces lo que siempre has hecho, obtendrás los resultados que siempre has obtenido. “El mundo exige resultados”. No le cuentes a otros tus dolores del parto. Muéstrales al niño.

4 comentarios:

  1. muchas gracias por responderme me ha servido de ayuda
    Saludos.:D

    ResponderEliminar
  2. Es nuestra responsabilidad mirar con otros ojos.

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón, pero, a veces, es tan difícil cambiar. Cierto es que quien no se arriesga no cruza la mar, pero nos hemos acomodado tanto, que tememos cualquier cosa que empeore nuestra situación y no nos planteamos la cantidad de posibilidades que nos ofrece la vida para poder mejorarla.

    ResponderEliminar