viernes, 28 de enero de 2011

UNA DOBERMAN EMBARAZADA

El bombero acaba de salvarla de un incendio en su casa, la salvó sacándola de su casa al jardín,y luego continuó en la lucha contra el fuego.

Cuando finalmente se apagó el fuego,el bombero se sentó para tomar aliento y descansar.

Un fotógrafo del periódico "Noticias de Carolina del Norte", notó que la perra, en la distancia, miraba al bombero.

Vio a la Doberman caminar directo hacia el bombero y se preguntó qué iba a hacer. Así, que levantó su cámara ...

El animal llegó hasta el hombre cansado que acababa de salvar su vida y la de sus bebes.



El fotógrafo capto el momento justo en que la perra, aún abrasada, besaba al bombero.

jueves, 20 de enero de 2011

EL PUERCOESPÍN

Durante la Era del Hielo , muchos animales murieron por causa del frio.

Los puercoespines , dándose cuenta de la situación, acordaron vivir en grupo, De esta manera se abrigarían y protegerían mutuamente.

Pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, justamente a aquellos que le brindaban más calor. Por lo tanto decidieron separarse unos de otros y ... poco a poco empezaron a morir congelados.

Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros o desaparecían de la faz de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos.

De esa forma aprendieron a vivir con las pequeñas heridas que una relación muy cercana podía ocasionar ya que lo más importante es el calor del otro.

miércoles, 19 de enero de 2011

EL NÁUFRAGO

El único sobreviviente de un naufragio llegó a una pequeña isla deshabitada. Oraba fervientemente y le pedía a Dios que lo rescatara. Todos los días miraba al horizonte esperando la ayuda solicitada, pero ésta nunca llegaba.

Cansado de no tener respuesta comenzó a construir una pequeña cabaña para protegerse y guardar sus pocas posesiones. Un día, después de andar buscando comida, regresó y encontró su pequeña choza envuelta en llamas, una columna de humo subía hacia el cielo.

Por fin logró apagar el incendio y aunque lo peor había pasado, todas sus cosas se habían perdido. Estaba confundido y su ira se desató contra Dios:
- "¿Cómo pudiste hacerme esto?" gritaba, llorando de impotencia.

Abrumado y desconsolado, se quedó dormido sobre la arena. De pronto el sonido de la sirena de un barco que se acercaba a la isla lo despertó. Venían a rescatarlo. Cuando por fin llegó a la cubierta del barco, preguntó:
-"¿Cómo sabían que estaba aquí?". Sus salvadores algo extrañados le contestaron:
-"Porque vimos las señales de humo que nos hiciste ... "

jueves, 13 de enero de 2011

Hachiko

Era un perro de raza Akita nacido en noviembre de 1923 en la ciudad de Odate. Fue trasladado a Tokio por su amo, Eisaburō Ueno, un profesor de la Universidad de Tokio. Desde la Prefectura de Akita hasta la estación de Shibuya viajó durante dos días en tren, en una caja. Cuando lo fueron a retirar sirvientes del profesor, estos creyeron que el perro estaba muerto. Sin embargo, cuando llegaron a la casa, el profesor le acercó al perro un vaso con leche, y éste se reanimó. Lo cargó en sus brazos y notó que las piernas delanteras estaban levemente desviadas, por lo cual decidió llamarlo Hachi (ocho en japonés) por la similitud con el Kanji (letra japonesa) que sirve para representar al número ocho (ハ). Al comienzo, Hachi iba a ser regalado, pero el profesor pronto se encariñó con el perro al que adoraba enérgicamente.

Como Hachi no podía acompañar a su amo al trabajo, todas las mañanas caminaba junto a su dueño hasta la estación y todas las tardes iba a recibirlo para volver juntos a casa. Esto sucedía todos los días, así es como la imagen del profesor con su perro se volvió familiar en esta estación.

Pero una tragedia ocurrió el 21 de mayo de 1925. La salud de profesor no era muy buena en esos días y repentinamente sufrió un ataque cardíaco en la universidad. Él falleció antes de poder regresar a casa.

Esa tarde Hachi estuvo, como de costumbre, esperando el tren de las 16 hs, y continuó regresando a la estación cada tarde, a la misma hora, durante 10 años.

Todo Tokio acabó conociendo la historia, los parientes y amigos del profesor cuidaron y alimentaron a Hachi Ko durante su larga espera. Fue visto en frente de la estación, esperando a su amo. Aguardaba todo el día en vano. Al día siguiente estaba allí nuevamente y así sucedía día tras día. Los días se volvieron semanas, las semanas meses, los meses, años y aún así, el perro iba cada mañana a la estación, esperaba el día entero y al llegar la hora de regreso de su amo, buscaba entre todos esos rostros extraños a aquel que amaba. No tenía en cuenta las condiciones climáticas, lluvia, sol, viento y nieve no impedían su diario peregrinar al encuentro de su amo, la lealtad hacia su amigo humano nunca pereció.
La lealtad demostrada por Hachiko tuvo un extraordinario efecto entre los japoneses pobladores de Shibuya. Él se transformó en un héroe, la figura más amada del área. Los viajantes que se ausentaban por un largo período siempre preguntaban por él a su regreso.

En el mes de abril de 1934 los bondadosos habitantes de Shibuya contrataron a Teru ( Shou) Ando, un famoso escultor japonés, para que realizara una estatua en honor su amigo Hachiko. El escultor estuvo encantado de realizar ese trabajo y la estatua de bronce fue colocada enfrente de la estación, donde solía esperar Hachiko.

Casi un año más tarde, La noche del 7 de marzo de 1935 Hachiko falleció al pie de su propia estatua debido a su edad, pero eso no impidió que su historia y la estatua de Teru Ando se hicieran famosas por todo Japón. Fue enterrado con todos los honores junto a la tumba del profesor por la gente que tanto lo había cuidado durante su larga vigilia.

Lamentablemente poco después el gobierno confiscó y fundió todas las estatuas para fabricar armas durante la guerra. En 1948, el hijo del escultor que creó la estatua original realizó otra que fue erigida en el mismo lugar que la primera. Desde entonces, dicha estatua se ha convertido en un lugar de reunión para los amantes de los perros y en un punto de atracción turística en Tokio. El 8 de Abril de cada año, los habitantes del pueblo del profesor rinden un homenaje ante la estatua de Hachi Ko, con ornamentaciones y discursos conmemoran su memoria, como símbolo del amor y la lealtad del que son capaces los perros.



Hachico Monogatari: Primera versión


Siempre a tu lado: Remake de la película Hachico Monogatari

miércoles, 12 de enero de 2011

CACHORROS EN VENTA

El dueño de un negocio estaba colocando un cartel sobre la puerta que decía: “Cachorros en venta”. Carteles como ése atraen a los niños pequeños y, como era de esperar, pronto apareció un chiquito.

-"¿A cuánto va a vender los cachorros?" – preguntó.

El dueño del negocio respondió: "Más o menos entre treinta y cincuenta dólares".

El niño metió la mano en su bolsillo, sacó unas monedas y dijo: "Yo tengo 2,37 dólares", "¿Podría verlos?".

El dueño del negocio sonrió, silbó y de la trastienda salió Lady, que corrió por el corredor del negocio seguida por cinco pelotitas peludas. Uno de los perritos estaba quedándose considerablemente atrás. El niño inmediatamente señaló al que cojeaba y preguntó: "¿Qué le pasa a ese perrito?"

El dueño del negocio le explicó que el veterinario había examinado al cachorrito y descubrió que tenía mal una articulación de la cadera y que cojearía por el resto de su vida.

El niño se emocionó mucho y exclamó: "Ése es el cachorrito que quiero comprar".

Pero el hombre replicó: “No, tú no vas a comprar ese cachorro, si tú realmente lo quieres, yo te lo regalo”.

El niño entonces se disgustó, y mirando directo a los ojos del hombre le dijo: "No quiero que me lo dé. Ese perrito vale tanto como los otros cachorros y le pagará el precio total. Mire, le daré los 2,37 ahora y 50 centavos por mes hasta terminar de pagarlo".

El hombre insistió contestando: “Tú en verdad no querrás comprar ese perrito, hijo. Él nunca será capaz de correr, saltar y jugar como los otros perritos”.

Al oír esto,el niño se agachó y se levantó el pantalón para mostrar su pierna izquierda, torcida e inválida, apoyada en un aparato metálico. Miró al dueño del negocio y suavemente respondió: "Bueno, ¡Yo tampoco corro muy bien, y el cachorrito va a necesitar alguien que lo entienda!".

Dan Clark

martes, 11 de enero de 2011

CORAZÓN DE CEBOLLA

Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas. Como todos los huertos, tenía mucha frescura y agrado. Por eso daba gusto sentarse a la sombra de cualquier árbol a contemplar todo aquel verdor y a escuchar el canto de los pájaros.

Pero de pronto, un buen día empezaron a nacer unas cebollas especiales. Cada una tenía un color diferente: rojo, amarillo, naranja, morado... El caso es que los colores eran irisados, deslumbradores, centelleantes, como el color de una sonrisa o el color de un bonito recuerdo.

Después de sesudas investigaciones sobre la causa de aquel misterioso resplandor, resultó que cada cebolla tenía dentro, en el mismo corazón, porque también las cebollas tienen su propio corazón, un piedra preciosa. Esta tenía un topacio, la otra una aguamarina, aquella un lapislázuli, la de más allá una esmeralda ... ¡Una verdadera maravilla!

Pero, por una incomprensible razón, se empezó a decir que aquello era peligroso, intolerante, inadecuado y hasta vergonzoso. Total, que las bellísimas cebollas tuvieron que empezar a esconder su piedra preciosa e íntima con capas y más capas, cada vez más oscuras y feas, para disimular cómo eran por dentro. Hasta que empezaron a convertirse en unas cebollas de lo más vulgar.

Pasó entonces por allí un sabio, que gustaba sentarse a la sombra del huerto y sabía tanto que entendía el lenguaje de las cebollas, y empezó a preguntarles una por una:

- "¿Por qué no eres como eres por dentro?"

Y ellas le iban respondiendo:

- "Me obligaron a ser así... me fueron poniendo capas... incluso yo me puse algunas para que no me dijeran nada."

Algunas cebollas tenían hasta diez capas, y ya ni se acordaban de por qué se pusieron las primeras capas. Y al final el sabio se echó a llorar. Y cuando la gente lo vio llorando, pensó que llorar ante las cebollas era propio de personas muy inteligentes. Por eso todo el mundo sigue llorando cuando una cebolla nos abre su corazón. Y así será hasta el fin del mundo

lunes, 10 de enero de 2011

EL ACTORCITO

Un niño estaba intentando conseguir una parte en una obra en la escuela.

Su mamá contaba que el niño había puesto su corazón en ello y ella temía que no fuera elegido.

El día que las partes de la obra fueron repartidas, estaba en la escuela.

El niño salió corriendo con los ojos brillantes, con orgullo y emoción.
"Adivina qué mamá" gritó y luego dijo las palabras que permanecerán como una lección para mí: "He sido elegido para aplaudir y animar".

viernes, 7 de enero de 2011

UNA ESTRELLA VERDE

Existían millones de estrellas en el cielo, estrellas de todos los colores: Blancas, plateadas, verdes, doradas, rojas, azules. Un día, inquietas, ellas se acercaron a Dios y le propusieron:

-"Señor, nos gustaría vivir en la Tierra, convivir con las personas".

-"Así será hecho", respondió el Señor. "Las conservaré a todas ustedes pequeñitas, tal como se ven de lejos, para que puedan bajar a la Tierra".

Se cuenta que en aquella noche hubo una fantástica lluvia de estrellas. Algunas se acurrucaron en las torres de las iglesias, otras fueron a jugar y a correr junto con las luciérnagas por los campos, otras se mezclaron con los juguetes de los niños. La Tierra quedó, entonces, maravillosamente iluminada. Pero con el correr del tiempo, las estrellas decidieron abandonar a los hombres y volver al cielo, dejando a la tierra oscura y triste.

-"¿Por qué volvieron?" - preguntó Dios, a medida que ellas iban llegando al cielo.

-"Señor, nos fue imposible permanecer en la Tierra, existe allí mucha miseria, mucha violencia, hay demasiadas injusticias".

El Señor les contestó: "¡Claro! Ustedes pertenecen aquí, al Cielo. La tierra es el lugar de lo transitorio, de aquello que cae, de aquel que yerra, de aquel que muere. Nada es perfecto. El Cielo es el lugar de lo inmutable, de lo eterno, de la perfección".

Después de que habían llegado gran cantidad de estrellas, Dios verificó la cantidad y habló de nuevo:

- "Nos está faltando una estrella, ¿Dónde estará?".

Un ángel que estaba cerca replicó:

-"Hay una estrella que resolvió quedarse entre los hombres. Ella descubrió que su lugar es exactamente donde existe la imperfección, donde hay límites, donde las cosas no van bien, donde hay dolor".

- "¿Qué estrella es ésa?" - volvió a preguntar.

- "Es la ESPERANZA, Señor, la estrella verde. La única estrella de ese color".

Y cuando miraron para la tierra, la estrella no estaba sola: La Tierra estaba nuevamente iluminada porque había una estrella verde en el corazón de cada persona. Porque el único sentimiento que el hombre tiene y Dios no necesita retener es la Esperanza.

jueves, 6 de enero de 2011

LOS REYES MAGOS, TRES CAMELLOS Y UN DROMEDARIO

Había una vez tres camellos y sus amos que eran los tres reyes magos, y también había un dromedario que estaba siempre sólo.

Los camellos no le querían porque únicamente tenía una joroba en su espalda y no dos como ellos:
- "¡Medio camello!", le decían, y le espantaron.

Pero he aquí que una tarde los tres reyes magos entraron deprisa en el establo, empujaron a los camellos hacia afuera y se marcharon rápido siguiendo a una gran estrella que había en el cielo.

El dromedario se quedó sólo y triste, pero de repente un angel apareció en el establo que le hablaba:

- "¡Qué reyes tan despistados!" decía enfadado, mientras aguantaba bajo las alas tres paquetes muy bien envueltos, "¡Se han olvidado los regalos! "Tú se los llevarás". "Sigue a la estrella y alcanza a los camellos; a medianoche todos tenéis que estar en Belén".

- "Pero está muy lejos", se quejó el dromedario.

- "Es verdad", le respondió el angel. "Pero los camellos tienen que cargar con dos jorobas en su espalda y tú, dromedario, sólo con una, y, por lo tanto, eres más rápido".

El dromedario agradeció que alguien alabara lo que los camellos siempre le reprochaban. Se apuró a iniciar el viaje y, mientras corría, los paquetes en su joroba se entretenían probando un truco de magia que habían aprendido de los reyes: vertieron sobre el dromedario, el oro, el incienso y la mirra que llevaban dentro.

A las puertas de Belén el dromedario alcanzó a los reyes. Los tres camellos, sucios y cansados, admiraron aquel magnífico animal que se les acercaba: su pelo era dorado y desprendía un olor fesco a mezcla de incienso y mirra.

Aquella noche, cuando los reyes hicieron la ofrenda de sus regalos, hubo detrás de ellos un dromedario y no tres camellos.

lunes, 3 de enero de 2011

DA AMOR Y AMOR RECIBIRÁS

Tal vez esto te pasa a ti o alguien muy cerca de ti...

Fue una vez un muchacho, el primero en todo, mejor atleta, mejor estudiante, pero lo que nunca supo fue si era un buen hijo, un buen compañero o un buen amigo. En un día de depresión el muchacho se dejo morir.

Cuando iba camino al cielo se encontró con un angel y este le preguntó: "¿Por qué lo hicíste?, si sabias que te querían ...", a lo que él respondió: "Hay veces que vale más una sola palabra de consuelo que todo lo que se sienta ... en tanto tiempo.

Nunca escuché: "Estoy orgulloso de tí" ... "Gracias por ser mi amigo"... ni siquiera un "Te quiero mucho".
Al quedar pensativo el ángel, el muchacho añadió: "¿Y sabes que es lo que más me duele?", el ángel triste le pregunta: "¿Qué?", a lo que él responde: "Que todavía espero oírlo algún día".

Luego de esto el ángel abrazó al muchacho y le dice que no se preocupe porque se acerca a la única persona que siempre le dijo al oído que lo amaba pero él nunca lo escuchó, y ahora lo espera con los brazos abiertos ...