jueves, 28 de julio de 2011

¿QUÉ ES EL AMOR? (Visto por los Niños)

En un experimento realizado en una escuela elemental de Estados Unidos, un grupo de profesionales le propuso a varios niños, con edades de 4 a 8 años, la siguiente pregunta: ¿Qué significa amor?.

Y las respuestas obtenidas fueron más amplias y profundas de lo que cualquiera pudo imaginar:

•Amor es el primer sentimiento que hay antes de que todas las cosas malas aparezcan.

•Cuando mi abuelita empezó a padecer artritis no podía pintarse las uñas de los pies; así que mi abuelito se las pintaba todo el tiempo aún cuando empezó a padecer artritis en sus manos, eso es amor.

•Cuando alguien te ama, la forma en que esa persona dice tu nombre es diferente. Sabes que tu nombre está seguro en su boca.

•Amor es cuando una muchacha se pone perfume y un muchacho se pone colonia, salen juntos y se huelen mutuamente.

•El amor es cuando sales con alguien a comer y le das la mayoría de tus papitas a la francesa sin hacer que esa otra persona te dé de las suyas.

•Amor es cuando alguien te hace daño, te enojas mucho, pero no le gritas porque sabes que eso herirá sus sentimientos.

•Una vez mi hermana mayor enfermó, se le llenó todo su cuerpo de ronchitas, y su novio venía todos los días a verla y no le daba miedo enfermarse, él la acariciaba en las noches en su cama hasta que se dormía y luego se iba, eso es amor.

•Amor es lo que te hace sonreír cuando estás cansado.

•Amor es cuando mi mamá hace café para mi papá y ella prueba un poquito primero antes de dárselo, para estar segura de que sabe bien.

•Amor es cuando besas todo el tiempo, luego te cansas de besar, pero aún quieres estar junto a esa persona y entonces se hablan más.

•Amor es lo que hay en el cuarto contigo en Navidad si dejas de abrir regalos y escuchas.

•Cuando le dices a alguien algo malo acerca de ti mismo y tienes miedo de que no te quieran más; pero te sorprendes de que no sólo aún te aman, sino que te aman aun más.

•Amor es cuando le dices a un muchacho que te gusta su camisa y él la usa todos los días.

•Amor es como una viejita y un viejito que aún son amigos aún después de conocerse muy, pero muy bien.

•Durante mi primer recital, yo estaba en el escenario muy asustada, miré a toda la gente que me estaba viendo y vi a mi papá saludándome y sonriéndome; él era el único haciendo eso y entonces ya no sentí miedo.

•Mi mamá me ama más que nadie, nunca verás a nadie más besarme por las noches antes de irme a dormir.
•Amor es cuando mami le da a papi el pedazo de pollo más grande.

•Amor es cuando mami ve a papi sudoroso y oloroso y aún así dice que es más guapo que Robert Redford.

•Amor es cuando tu perrito te chupa la cara aún cuando lo has dejado todo el día solo.

•Yo sé que mi hermana mayor me ama porque ella me da toda su ropa que no usa y después ella tiene que ir a comprar otra.

*** Uno no debería decir “Te amo” cuando en realidad no es así… pero si realmente amas a alguien deberías decírselo, puede ser que a esa persona se le haya olvidado.***

lunes, 25 de julio de 2011

PRONÓSTICO

Una joven madre a quien le habían diagnosticado una forma de cáncer tratable regresó a su casa del hospital, sintiéndose incómoda por su apariencia física y la pérdida del cabello, ocasionada por las radiaciones.

Cuando se instaló en una de las sillas de la cocina, su hijo apareció silenciosamente en el umbral, estudiándola con curiosidad.

Entonces su madre comenzó el discurso que había preparado para ayudarle a comprender lo que veía, el niño vino corriendo, se acomodó en su regazo, puso su cabeza contra su pecho y se aferró a ella.

Ella le decía en ese momento: “Y dentro de un tiempo, ojalá pronto, luciré como antes y entonces estaré mejor”.

El niño se enderezó pensativo. Con la franqueza de sus seis años, respondió sencillamente: “DIFERENTE CABELLO, EL MISMO CORAZÓN”.

Su madre ya no tuvo que esperar un tiempo para sentirse mejor. Ya estaba mejor.

Rochelle M. Pennington

miércoles, 20 de julio de 2011

AUXILIO EN LA LLUVIA

Una noche, a las 11:30 una mujer afroamericana de edad avanzada estaba parada en el hombrillo de una autopista en Alabama tratando de soportar una fuerte tormenta; su carro se había descompuesto y ella necesitaba desesperadamente que la llevaran.

Toda mojada, ella decidió detener el próximo carro, un joven blanco se detuvo a ayudarla, a pesar de todos los conflictos que habían ocurrido durante los sesenta. El joven la llevó a un lugar seguro, la ayudó a obtener asistencia y la puso en un taxi; ella parecía estar bastante apurada, anotó la dirección del joven.

Le agradeció y se fue. Siete días pasaron cuando tocaron la puerta de su casa, para su sorpresa, un televisor pantalla gigante a color le fue entregado a su casa por correo; tenía una nota especial adjunta al paquete; esta decía:

"Muchísimas gracias por ayudarme en la autopista la otra noche. La lluvia anegó no sólo mi ropa sino mi espíritu, entonces apareció usted. Gracias a usted, pude llegar al lado de la cama de mi marido agonizante, justo antes de que muriera".

"Dios lo bendiga por ayudarme y por servir a otros desinteresadamente".

"Sinceramente, la Señora de Nat King Cole".

miércoles, 13 de julio de 2011

LA PÉRDIDA DE UNA BELLA OPORTUNIDAD

Nunca olvidaré el primer dia que vi "Un sueño ambulante", su nombre era Alejandra Ravasini(nombre ficticio para proteger a un ser fantástico). Su sonrisa, que brillaba bajo dos ojos resplandecientes, era eléctrica y hacía que la persona favorecida con ella (especialmente si se trataba de un chico), se sintiera en el séptimo cielo.

Aunque su belleza física era deslumbrante, yo siempre recordaré su belleza imvisible. Su aprecio por las personas era genuino y, además, tenía el gran talento de saber escuchar. Su sentido del humor podía iluminarle a uno el día entero, y sus sabias palabras eran exactamente lo que uno nesecitaba escuchar. Alejandra no solo era admirada, sino también sinceramente respetada por ambos sexos, Tenía todas las características para ser la persona más vanidosa del planeta y, sin embargo era en extremo humilde.

Sobra decir que ella era el sueño de todos los muchachos. Y en especial el mío. Una vez tuve la oportunidad de acompañarla hasta su clase, y en otra ocasión pude almorzar con ella a solas. Me sentía el dueño del mundo.

Yo me decía: "Si llegara a tener una novia como Alejandra Ravasini, jamás volvería a mirar a otra mujer". Pero llegué a la conclusión de que una persona tan sobresaliente ya tenía que estar saliendo con algún tipo mucho mejor que yo. Aunque era el presidente del consejo estudiantil, daba por hecho que no tenía más leve posibilidad de conquistar a Alejandra.
De modo que el día del grado le dije adiós a mi primer amor.

Un año despues me encontré con su mejor amiga en un centro comercial y almorzamos juntos. con un nudo en la garganta, le pregunté por Alejandra.
" Pues al fin pudo reponerse de su amor por ti", fue la respuesta.

-¿De qué hablas?, inquirí.

- Tú fuiste demasiado cruel con ella. La ilusionaste, acompañándola a clase a cada rato y haciéndole pensar que te interesaba. ¿Te acuerdas de la vez que almorzaste con ella?. Pues la tuviste sentada junto al telefono todo el fin de semana. Ella estaba segura de que la ibas a llamar para imvitarla a salir".

Temia tanto su rechazo que nunca me atreví a manifestarle mis sentimientos. Supongamos que la hubiera imvitado a salir y me hubiera dicho que no. ¿Que sería lo peor que me habría sucedido? Pues que no hubiera salido con ella ¿Y adivinen que? ¡DE TODAS FORMAS NO TENÍA CITA CON ELLA?.

Lo que me hace sentír peor es que probablemente sí hubiera podido concertar una cita, si al menos lo hubiera intentado.

Jack Schlatter

lunes, 11 de julio de 2011

LA PREGUNTA MÁS IMPORTANTE

Durante mi segundo semestre en la escuela de enfermería, nuestro profesor nos dio un examen sorpresa. Yo era un estudiante consciente y leí rápidamente todas las preguntas, hasta que leí la ultima:

"¿Cuál es el primer nombre de la mujer que limpia la escuela?".

Seguramente esto era algún tipo de broma. Yo había visto muchas veces a la mujer que limpiaba la escuela. Ella era alta, cabello oscuro, como de cincuenta años, pero ¿Cómo iba yo a saber su nombre?.

Entregué mi examen, dejando la última pregunta en blanco. Antes de que terminara la clase, alguien le preguntó al profesor si la última pregunta contaría para la nota del examen.

"Absolutamente", dijo el profesor. En sus carreras ustedes conocerán muchas personas. Todas son importantes. Ellos merecen su atención y cuidado, aun sólo si ustedes les sonríen y dicen ¡Hola!.

Yo nunca olvidé esa lección.

También aprendí que su nombre era Dorothy.

martes, 5 de julio de 2011

EL SECRETO DE LA FELICIDAD

He aquí la fábula más hermosa sobre una niña huérfana que no tenía familia o persona que la quisiera.

Cierto día mientras caminaba por la vera del río sintiéndose más triste y solitaria que de costumbre, observó una pequeña mariposa atrapada cruelmente en una espina.

Cuando más luchaba por liberarse, más laceraba su frágil torso. Con delicadeza la huerfanita liberó la mariposa de su cautiverio ésta al verse libre, en vez de emprender el vuelo se convirtió en una bella hada.

La jovencita no podía creer lo que veían sus ojos.

El Hada bondadosa le dijo a la niña: “Para agradecerte tu maravilloso gesto te concederé cualquier deseo”.

La pequeña pensó un momento y le contestó: “¡Deseo ser feliz!”.

“De acuerdo”, dijo el hada inclinándose para hablarle al oído, y acto desapareció.

A medida que la pequeña fue creciendo, en toda la comarca no se encontraba una persona más feliz que ella.

Todos deseaban conocer su secreto. Ella se limitaba a sonreír mientras decía:

“Yo sólo escuché las palabras de un hada cuando era pequeña”.

Cuando ya era anciana y estaba en su lecho de muerte, todos los vecinos se arremolinaron a su alrededor, deseosos de hacerse de su fórmula de maravillosa de la felicidad antes de que muriera. “Por favor cuéntanos”, le rogaron, “Cuéntanos lo que te dijo el hada”.

La bella anciana sonrió y contestó: “Me dijo que cada persona, por más segura de sí misma que pareciera, o por más joven o vieja, rica o pobre que fuera, necesitaba de mí”.

Tomado de Speaker’s Sourcebook