lunes, 12 de septiembre de 2011

VIEJA Y ARRUGADA

De verdad que hoy fue un día interesante en la escuela”, le dijo Andrés a su mamá quien estaba ocupada limpiando el refrigerador.

“¿Verdad?”, preguntó la madre. “¿Qué hiciste hoy?”

“Tuvimos una charla acerca de la eutanasia”, dijo Andrés. “Yo pensaba que la eutanasia era un grupo de la China”.

La madre se rió. “Cuéntame más de esa charla”.

“Bueno, la señorita García, mi profesora, nos preguntó qué debiéramos hacer con las personas mayores en nuestro país, explicó Andrés. Ella quiere que escribamos acerca de qué creemos que se debe hacer. Nos dijo que algunas personas piensan que debemos dejar de pagar por el cuidado de estas personas y dicen que debemos ponerlos a dormir con una droga cuando llegan a viejos y ya no son útiles, a lo cual llamó muerte digna. Eso es lo que es la eutanasia”.

“¿Y qué es lo que vas a escribir?”, le preguntó la mamá.

“No sé”, contestó Andrés. “Yo pienso que está mal, pero la gente a favor de la eutanasia dice que las personas mayores no quieren vivir”.

La madre se quedó pensando por un momento mientras limpiaba el estante del refrigerador. Luego sacó una naranja del refrigerador y se la pasó a Andrés. “Antes de que te pongas a escribir, ¿por qué no tomas una merienda?”, le propuso. “Cómete esta naranja”.

“¡Mamá!” exclamó Andrés. “¿Por cuánto tiempo ha estado esto allí? ¿Cinco años? Está vieja y de color café y toda arrugada”.

“Pártela y ábrela”, le propuso la madre. Andrés obedeció y con gran asombro encontró que la naranja estaba jugosa y dulce.

“Está deliciosa”, le dijo.

“Vaya, y estuviste a punto de botarla; te hubieras perdido de una delicia”.

“Mamá, ¿estás tratando de decirme algo con esta naranja?”, le preguntó Andrés receloso. “Cuando hagas tu escrito sólo quiero que recuerdes que viejo no significa inútil”, le dijo la mamá. “Aún cuando una persona parezca inútil, es valiosa para Dios y nos puede dar la oportunidad de practicar la bondad y la amabilidad y cuidarlos con amor. Dios no los recompensa”.

6 comentarios:

  1. Mi querida rosas, tu visita me ha llenado de alegría, gracias.
    Y tu post es excelente, una manera muy eficaz de hacer comprender a un niño lo valioso de ser viejo, maduro .
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  2. linda entrada com 100 pre....te espero en mi blog!!

    ResponderEliminar
  3. Un preciosa relato de compresión y cariño.

    Un inmenso abrazo con caricias de mi cariño.

    ResponderEliminar
  4. Hermosas y amorosas palabras......Genial entrada.

    Un abrazo desde España.
    Isabel

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho esta entrada, este es un tema controversial en mi campo, pero toda persona merece una vida digna, aunque hay veces en que los mismos pacientes te pueden pedir una muerte digna, aunque ahi ya entra la etica profesional, pero sea como sea, toda persona merece vivir, nunca sabes si seran una parte importante.
    Besos! :)

    ResponderEliminar
  6. Vaya comparación más estupenda, me ha gustado mucho, vamos a pensar que todos vamos a llegar a ser "naranja vieja" y que nos gustaría que nos trataran con cariño y delicadeza.Besotes

    ResponderEliminar