lunes, 17 de octubre de 2011

MURIÓ EL QUE IMPEDÍA TU FELICIDAD

Un día, cuando los empleados llegaron a trabajar encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito: "Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa.
Está invitado al velorio en el área de deportes".

Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.

La agitación en el área deportiva era tan grande que fue necesario llamar a los de seguridad para organizar la fila en el velorio. Conforme las personas iban acercándose al ataúd, la excitación aumentaba:

¿Quién será que estaba impidiendo mi progreso?

Uno a uno los empleados, agitados se aproximaban al ataúd, miraban al difunto y tragaban seco.

Se quedaban unos minutos en el más absoluto silencio, como si les hubieran tocado lo más profundo del alma.

Pues bien, en el fondo del ataúd había un espejo, ... Cada uno se veía a si mismo ...

7 comentarios:

  1. "El mundo es como un espejo que devuelve a cada persona el reflejo de sus propios pensamientos.
    La manera como encaras la vida es lo que hace la diferencia".

    ResponderEliminar
  2. ESA REFLEXIPN ES DE AGENDA PRIMERA PAGINA,SE FELIZ SI TE DEJAN

    ResponderEliminar
  3. Que buena entrada muy divertido una gran reflexión.
    Besos que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo....nos ayuda a reflexionar cómo en muchas ocasiones somos nosotros mismos los que más nos perjudicamos.Besicos

    ResponderEliminar
  5. Muy buena reflexión, porque asi es muchas veces, somos nosotros mimos quienes nos impedimos seguir o alcanzar algo, solo porque vemos obstaculos y los transformamos en excusas, pero si de verdad queremos alcanzar la felicidad, deberemos cambiar la persona que somos por alquien que este dispuesta a arriesgar, besos! :)

    ResponderEliminar