lunes, 19 de marzo de 2012

ABIERTOS AL AMOR

Una rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas, pero ninguna venía a posarse en sus pétalos.

La flor, sin embargo, continuaba soñando. Durante sus largas noches imaginaba un cielo donde volaban muchas abejas que venían a besarla cariñosamente. De esta manera, conseguía soportar hasta el día siguiente, cuando volvía a abrirse con la luz del sol.

Cierta noche, conociendo la soledad de la rosa, la luna preguntó:
- ¿No te cansas de esperar?
- Talvéz. Pero tengo que seguir luchando.
-¿Por qué?
- Porque si no me abro, me marchitaré.

"En los momentos en que la soledad parece aplastar toda la belleza, la única manera de resistir es continuar abiertos".

6 comentarios:

  1. Qué linda historia, Rosas, no la había leído nunca, es muy aleccionadora.

    Hay que continuar siempre, no importa lo difíciles que sean las cosas, la vida es una lucha continua.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Sí,la única manera es seguir adelante y no rendirse, preciosa historia. Un beso^^

    ResponderEliminar
  3. una bella historia amiga siempre me haces disfrutar con tus entradas que son maravillosas.

    besitos amiga y que pases un hermoso dia!!!!

    ResponderEliminar
  4. Una bonita historia que nos ayuda a reflexionar sobre nuestra propia vida.Besotes

    ResponderEliminar
  5. Bonita historia y forma de expresar tu idea :3
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. es la pura verdad... la voy a tener en cuenta :)

    ResponderEliminar