jueves, 26 de abril de 2012

DUMBO

Dumbo era un elefantito muy gracioso y juguetón que vivía en un circo. Su trompa era de un color gris claro, era la más bonita trompa que jamás se ha visto. Pero sus orejas eran tan grandes que le llegaban casi a las rodillas, era maltratado y ridiculizado por todos sus compañeros del circo. .. por eso Dumbo siempre estaba triste.

Cierto día el jefe del circo hizo que vistieran a Dumbo de payaso, para que tomara parte en un número de payasadas. Dumbo debería saltar de una casa de cartón en llamas y caer en una red de bomberos. El público reía como nunca, pero Dumbo se sentía humillado.

Al día siguiente, se hace amigo de un minúsculo ratoncillo llamado Timoteo, que, tras ver cómo el pobre Dumbo cosecha fracaso tras fracaso en sus numerosas apariciones ante el público, decide hacer de él la estrella más importante del circo, diciéndole “ Vas a volar muy alto, Dumbito”,

Al oír aquellas palabras, Dumbo agitó sus grandes orejas como alas. Timoteo se quedó perplejo al ver aquello.

“Oye”, dijo sonriendo, “eso de volar no es mala idea; te enseñaré a volar”.

Por la mañana, Timoteo se despertó y vio cuatro cuervos parados en una rama junto a él, “¿Dónde estoy?”, preguntó, frotándose los ojos. “Estás en lo alto de un árbol”, contestaron los cuervos. Y era cierto. Él y Dumbo estaban en las ramas de un árbol. “El elefantito y tú volaron hasta aquí”, dijeron los cuervos.
Para entonces Dumbo se había despertado, y sólo de pensar que pudo haber volado, le dio un mareo. Perdió el equilibrio, y después de rebotar en las ramas… ¡al agua! Él y Timoteo cayeron en un charco junto al tronco.

“Serás famoso”, le decía el ratoncito aún empapado. “Podrás volar, ya lo verás”.

Pero cuando Dumbo intentó volar de nuevo, no pudo. Uno de los cuervos dijo a Timoteo en secreto: “Hay que hacerle creer que puede volar”, y con un guiño dio a Timoteo una pluma, diciendo: “Dile que si lleva esta pluma mágica volará”. El truco dio resultado. En cuanto Dumbo tomó la pluma y agitó las orejas, levantó el vuelo.

“¡Bravo!”, gritó Timoteo. “¡Qué sorpresa van a llevarse los de la función de esta tarde!”…

Dumbo sacudió las orejas, y ante la sorpresa de todos, se elevó por los aires y voló en círculos, por encima del público que aplaudía delirante.

El circo Dumbo, pues así cambió de nombre tomando el de su estrella principal, obtuvo un éxito inenarrable recorrió el mundo entero y el "Elefante volador" como se le conocía, salió en las portadas de todos los periódicos y revistas. Las televisiones y emisoras de radio se disputaban sus opiniones. Pero nadie fue más feliz que la mamá de nuestro héroe al ver que ya nadie se burlaba de su hijito.

http://cuentosenluna.com/


5 comentarios:

  1. Hace años que ví la película así que me ha encantado leer esta entrada pues me ha hecho recordarla, es una "historia" muy tierna.El vídeo también me ha gustado mucho.Besotes

    ResponderEliminar
  2. A quién no le conmovió la historia de Dumbo, hace años que no veo la película y con tu entrada, me han dado unas ganas tremendas de hacerlo, gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. hay que hermosa historia la de dumbo amiga,a quien no ha conmovido este tierno y calido alefantito con sus eneormes orejas y un corazon de azucar,me encanto volver a leer esta hermosa historia rosas,gracias por compartirla.

    besitos y muy feliz fin de semana!!!!!

    ResponderEliminar
  4. hola..tenia tiempito de no pasarme x aki, siempre que vengo me voy llena de buena energia, como en el caso de dumbo podemos lograr todo lo q creemos imposible si creemos en nosotros , besos

    ResponderEliminar
  5. Siempre podemos contar con nuestros amigos y con nuestros padres para salir adelante a pesar de todo ... quién lo dirìa que hasta un simple ratoncito puede convertirse en nuestro amigo incondicional, capaz de ayudarnos a salir victoriosos despuès de constantes burlas.

    No se olviden!!! Todos tenemos un amigo Timoteo en algún lugar, listo para enseñarnos a volar XD

    ResponderEliminar