lunes, 28 de mayo de 2012

SIGUIÉNDOLE LA PISTA A MI SUEÑO

Entrenamos durante toda la temporada para este encuentro atlético regional. El tobillo lesionado todavía no estaba bien del todo. De hecho, yo le había dado muchas vueltas a la decisión de participar o no en este encuentro.
Pero allí estaba, esperando el inicio de los 3 200 metros planos.
“En sus marcas ... listos ...”. Detonó el tiro y salimos despedidas. Las otras chicas se me adelantaron. Comencé a cojear y me invadió un sentimiento de humillación a medida que me rezagaba.

La chica que ocupo el primer lugar me llevaba dos vueltas de ventaja cuando cruzó la meta victoriosa. “Viva”, gritó el público. Era el aplauso más cerrado que jamás había escuchado en un encuentro atlético .
Tal vez deba retirarme, pensé mientras seguía cojeando.
Esta gente no quiere esperar a que yo termine la carrera, sin embargo, seguí hasta terminarla. Durante las dos últimas vueltas estaba muy adolorida y decidí que no correría la próxima temporada. No valdría la pena, aunque mi tobillo sanara. Jamás le podría ganar a la chica que me había tomado dos vueltas de ventaja

Cuando terminé el recorrido escuché un gran vitoreo, igual de entusiasta al que había escuchado cuando la ganadora cruzo la meta .¿Qué está sucediendo?, me pregunté a mi misma. Di media vuelta y constaté que efectivamente los chicos se preparaban para iniciar su carrera. Eso es. Están aplaudiendo a los muchachos.
Fui directamente a los camerinos donde me topé con una chica: “Te felicito ¡Eres muy valiente!”, me dijo.
¿Valiente? Esta niña me está confundiendo con otra persona. Yo acabo de llegar última en una carrera, pensé.

“Si hubiera estado en tu lugar no habría podido correr estos últimos tres kilómetros. Habría tirado la toalla después de la primera vuelta. ¿Qué tienes en el pie? Te estábamos aplaudiendo. ¿Nos escuchaste?”.

No lo podía creer. Una completa extraña me había aplaudido, no porque quería que ganara sino porque deseaba que continuara en la carrera y no me diera por vencida. De repente recupere la esperanza. Decidí seguir compitiendo en atletismo el año siguiente. Una niña acababa de salvar mi sueño.

Ese día aprendí dos cosas :
PRIMERA, que brindarles un poco de confianza a los demás puede cambiarles la vida.
SEGUNDA, que el balos y la fuerza no siempre se miden por el número de medallas y victorias. Se miden por los obstáculos que superamos. Las personas más fuertes no siempre son las que ganan, sino aquellas que no se rinden cuando pierden ...

Ashley Hodgeson

martes, 22 de mayo de 2012

LAS SIETE MARAVILLAS

Un grupo de estudiantes de geografía, estudiaban las Siete Maravillas del Mundo.
Al término de la clase, se les pidió hacer una lista de las que ellos consideraban deberían ser actualmente las Siete Maravillas del Mundo.

A pesar de algunos desacuerdos, la mayoría votó por lo siguiente:

Las Pirámides de Egipto.
El Taj Mahal.
El Gran Cañón.
El Canal de Panamá.
El Empire State.
La Basílica de San Pedro.
La Muralla China.

Mientras se hacía la votación el maestro notó, que una estudiante permanecía callada y no había entregado aún su lista. Así que le preguntó si tenía problema para terminar de hacer su elección.

La muchacha tímidamente respondió. -Si, un poco. No podía decidirme pues son tantas las maravillas.

El maestro dijo: -Bueno, dinos lo que has escrito y tal vez podamos ayudarte.

La muchacha titubeo, y después leyó, Creo que las Siete Maravillas del Mundo son:

Poder tocar.
Poder saborear.
Poder ver.
Poder escuchar.

Titubeando un poco continúo:

Poder sentir.
Poder reír.
Y… Poder amar.

Al terminar de leerlas el salón de clase quedó en un silencio absoluto.

martes, 8 de mayo de 2012

TIGRESA ADOPTA CERDITOS

En el zoológico de California una madre tigresa dio a luz a 3 cachorros. Desafortunadamente tuvo complicaciones en el embarazo y los tigrecitos nacieron prematuros con poco peso y tamaño lo que provocó que murieran en poco tiempo.

La madre tigresa se recuperó del parto pero asimismo empezó a declinar su salud y físicamente no se veía bien. Los veterinarios sintieron que la causa podía ser la pérdida de sus cachorros lo que también le hizo caer en depresión. Por lo que decidieron que si se complementaba con otros cachorros, tal vez eso la mejoraría.

Pasaron muchos días buscando otra camada de tigres recién nacidos que sustituyeran a los tigrecitos fallecidos.... pero lamentablemente en ningún zoológico de California, existían cachorros de tigre que tuvieran la edad de los fallecidos.

Desesperados, por no saber qué hacer... los veterinarios pensaron en algo que nunca había sido intentado en ningún otro parque zoológico.... la única camada disponible, de la edad apropiada era una camada de cerditos, que habían quedado huérfanos.

No sabían que iba a pasar.... así es que envolvieron a los cerditos, de unos pocos días, en "piel de tigre" y los colocaron alrededor de la tigresa...

Luego de acercarlos a su nueva madre, grande fue la sorpresa de todos, al comprobarse que el amor de una madre se demuestra en de distintas maneras, en distintas circunstancias y en momentos inimaginables:

“EL AMOR NOS PERMITE SEGUIR VIVIENDO”.