miércoles, 7 de noviembre de 2012

LA VENTANA

Una pareja de recién casados, se mudó para un barrio muy tranquilo. En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer reparó a través de la ventana, que una vecina colgaba sábanas en el tendedero.

Que sábanas tan sucias cuelga la vecina en el tendedero…! Quizás necesita un jabón nuevo… ¡Ojala pudiera ayudarla a lavar las sábanas!

El marido miró y quedó callado. Y así, cada dos o tres días, la mujer repetía su discurso, mientras la vecina tendía sus ropas al sol y el viento.

Al mes, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tendiendo las sábanas limpiecitas, y dijo al marido: ¡Mira, ella aprendió a lavar la ropa! ¿Le enseñaría otra vecina?

El marido le respondió: ¡No, hoy me levanté más temprano y lavé los vidrios de nuestra ventana!

6 comentarios:

  1. Me has arrancado una sonrisa con una buena cuota de reflexión, siempre mirando la paja ajena sin fijarnos en la viga que tenemos en el nuestro. Muchas gracias por compartir la historia, es perfecta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Le estuvo muy bien empleado por cotilla........¿Por qué fijarnos en las cosas de los demás cuando en nuestras propias casas tenemos cantidad de cosas en las que fijarnos? Besotes

    ResponderEliminar
  3. Hola!! :) muy bonita historia, jeje es verdad lo que dicen en los otros comentarios a veces fijándonos tanto en los defectos de los demás y no nos damos cuenta que lo defectuoso es nuestra manera de mirar y concebir el mundo, también podriamos concluir que todo depende de la óptica desde la cual veamos todo... nuestro corazón es el que hace tb a veces ver las cosas como buenas o malas... :) pasaba a saludarte... que estés muy bien y hasta pronto :)

    ResponderEliminar
  4. Hola,simpática y genial historieta !!!
    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
  5. Esto escrito por una mujer... si no es hacernos machistas... que vuelvan a limpiar el cristal ...

    ResponderEliminar