jueves, 6 de diciembre de 2012

LA VERDAD SOBRE PAPÁ NOEL

Hace muchos años, muchos años, en vísperas de una navidad, al escritor del editor de un importante diario llego la carta de una niña llamada virginia, que decía:

--Querido editor: soy una nena de ocho años. Algunos de mis amiguitos me dicen que papa Noel no existe, pero mi papa dice que, si sale en el diario es cierto. Por favor, díganme la verdad, ¿existe Papá Noel?

El editor contestó así: --Virginia: yo no creo que tus amiguitos están equivocados. Ellos han sido afectados por la incredulidad de estos tiempos. No creen más que en lo que ven sus ojos .Piensan que aquello que sus pequeñas mentes no pueden comprender, no existe. Todas las mentes, Virginia, sean de adultos o de niños, son pequeñas. En nuestro vasto universo el hombre es un simple insecto, una hormiga cuya inteligencia no resiste la comparación con el mundo limitado que la rodea (…). Si, Virginia, Papá Noel existe. Su existencia es tan real como el amor, la generosidad y la devoción, y tú sabes que estas abundan y dan gozo y belleza a la vida.

¡Qué sombrío sería el mundo sin Papá Noel! No existiría la fe ingenua, infantil; no habría romance ni poesía para hacernos tolerable la existencia. No tendríamos más gozo que el de los sentidos… La eterna luz con la que la infancia ilumina al mundo e extinguiría. ¡Como no creer en Papá Noel! Aunque no lo veamos, ¿esto qué prueba? Nadie ve a Papá Noel.
Pero es que hay cosas muy reales en el mundo que ni los niños ni los adultos ven. ¿Has visto alguna vez a las hadas danzando en el césped? Por supuesto que no, pero eso no prueba que que no estén allí. Nadie puede concebir o siquiera imaginar toda las maravillas invisibles que existen en el mundo.
Tú puedes romper el sonajero de un bebé y descubrir qué es lo que produce el sonido, pero el mundo que no vemos tiene un velo que lo cubre, un velo que ni el hombre más fuerte puede descorrer. Solo la fe, el amor, la fantasía, el romance y la poesía pueden descorrer esa cortina y permitirnos ver el cuadro de belleza sobrenatural y gloria que está más allá de nuestros sentidos. ¿Es todo ello real? Ah, Virginia, no hay en este mundo nada mas real y permanente que esa trascendencia.

¡Que no existe Papá Noel! Gracias a dios, él vive y vivirá por siempre, mil años después de nuestro tiempo, el continuara alegrando con su espíritu el corazón de los niños…

5 comentarios:

  1. Tenemos que creer en algo siempre ... sino que sería de nosotros sin esta magia de la navidad :)

    ResponderEliminar
  2. Que difícil dilema este que los inventaron, para para la navidad jajaja yo descubrí al viejito pascuero a los cinco años pero me gustaba imaginar que sí existía y tontamente en mi mente le pedía regalos especiales, esa es la magia de la navidad la imaginación, es bonito que los niños vivan la ilusión, del Papa Noel lo malo es la desilusión, que un día descubren la verdad, una entrada muy bonita amiga muy a dog con la fecha un placer leerte siempre.

    Besitos de luz que tengas un lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Rosas, qué gusto pasarme por tu blog y leer esta historia tan bonita. Creo que todos debemos creer en algo, a ser posible, en mucho, y conservar parte de la inocencia de la niñez; eso nos convierte en mejores personas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. hola rosas,es bueno que los niños gusrden la ilusion y la inoscencia muchos años,ya que cuando llegamos adultos lamentabelemnte esas ilusiones se pierden,pero si escuchamos a ese niño que llevamos todos dentro seguro que nos devolvera la ilusion de la navidad y de que papa noel al menos escuchara nuestros deseos.

    te dejo besitos amiga y feliz fin de semana!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Bueno yo estoy a favor de los Reyes Magos y cuando veo la cabalgata el 5 de enero me emociono al ver esas caritas de los niños tan llenas de ilusión......Besotes

    ResponderEliminar