martes, 23 de diciembre de 2014

ABRAZO DE NAVIDAD

Había una vez durante una tarde fría y de mucha nieve, próxima a la navidad, un grupo de niños que jugaba muy alegremente haciendo muñecos y pelotas con la nieve. Entre ellos estaban Carlos y Luis que se lanzaban los copos de nieve una y otra vez como todos, provocando risas entre los demás niños.

Era un día de navidad en donde reinaba la alegría y las ganas de compartir en familia y amigos, pero por allí cerca había un anciano muy gruñón a quien no le gustaba la alegría de los niños y menos de la navidad, así que les gritó a los niños y les dijo: “fuera de mi camino”; asustándolos a todos pero Luis se acercó despacito, lo miró y le dijo al abuelo: “feliz navidad”, abrazándolo fuertemente lo cual conmovió el duro corazón del anciano que dicho sea de paso, era muy solitario y tenia muchas riquezas.

El abuelo se puso tan feliz por ese gesto que decidió ponerse el traje más elegante que tuvo y salió por las calles a comprar muchos juguetes con su dinero para repartirlos como nadie lo había hecho hasta entonces, haciendo felices a muchos niños y gracias a Luis que con su ternura prefirió compartir un gran abrazo conquistando así el corazón del anciano quien dijo que para él había sido ese abrazo el mejor regalo de navidad.

1 comentario:

  1. Una historia muy bonita, te deseo una hermosa Navidad, espero que recibas mucho amor y bendiciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar