viernes, 12 de junio de 2015

EL DINERO

“Maestro, ¿Qué piensa del dinero?”, preguntó el discípulo.

“Mira a la ventana”, le dijo el maestro, ¿Qué ves?”

“Veo una mujer con un niño, una carroza tirada por dos caballos y una persona que va al mercado”.

“Bien. Ahora mira al espejo. ¿Qué ves?”

“¿Qué quiere que vea? Me veo a mí mismo, naturalmente.

“Ahora piensa: La ventana está hecha de vidrio, lo mismo que el espejo.
Basta una pequeñísima capa de plata por detrás del vidrio para que el hombre sólo se vea a sí mismo”.

Bruno Ferrero