martes, 7 de julio de 2015

CARIDAD Y GRATITUD

Hace mucho tiempo ofreció Dios una fiesta a todas las virtudes, grandes y pequeñas, humildes y heroicas.
Todas ellas se reunieron en una sala del cielo espléndidamente decorada, y no tardaron en disfrutar de la fiesta, porque todas se conocían entre sí, e incluso algunas de ellas mantenían estrechas relaciones.

De pronto, Dios reparó en dos hermosas virtudes que no parecían conocerse entre sí en absoluto y daba la sensación de encontrarse incómodas la una junto a la otra.

De modo que tomó a una de ellas y se la presentó formalmente a la otra: “Te presento a GRATITUD”, dijo Dios. “Ésta es CARIDAD”.
Pero, en cuanto Dios se dio la vuelta para atender a otros invitados, ellas se separaron.

Así es como ha circulado la historia de que ni siquiera Dios puede hacer que haya gratitud donde hay caridad.

Anthony de Mello

1 comentario:

  1. tienes razòn amiga siempre tenemos que agradecer por todo lo que tenemos

    ResponderEliminar