lunes, 19 de marzo de 2012

ABIERTOS AL AMOR

Una rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas, pero ninguna venía a posarse en sus pétalos.

La flor, sin embargo, continuaba soñando. Durante sus largas noches imaginaba un cielo donde volaban muchas abejas que venían a besarla cariñosamente. De esta manera, conseguía soportar hasta el día siguiente, cuando volvía a abrirse con la luz del sol.

Cierta noche, conociendo la soledad de la rosa, la luna preguntó:
- ¿No te cansas de esperar?
- Talvéz. Pero tengo que seguir luchando.
-¿Por qué?
- Porque si no me abro, me marchitaré.

"En los momentos en que la soledad parece aplastar toda la belleza, la única manera de resistir es continuar abiertos".

viernes, 16 de marzo de 2012

CAMINO AL ÉXITO

Cierto día un hombre se encontró un gurú en medio de la carretera. El hombre le preguntó al sabio.

¿Cuál es el camino que debo tomar para alcanzar el éxito?

El sabio, sin decir ni una sola palabra apuntó hacia un lugar en la distancia. El hombre entusiasmado con la perspectiva de obtener éxito de una manera rápida y fácil, salió corriendo en la dirección indicada.

De pronto, se oye un fuerte estruendo. Poco después, aparece el hombre mareado, cojeando y con la ropa hecha harapos.

Supuso que había tomado el camino equivocado, así que volvió a dirigirse de nuevo al gurú y le repitió la pregunta.

¿Cuál es el camino que debo tomar para alcanzar el éxito?

El sabio en silencio, una vez más le indicó el mismo camino que había señalado antes. El hombre obediente, de nuevo siguió el camino indicado, pero en esta ocasión el estruendo fue ensordecedor. Cuando el hombre volvió arrastrándose, ensangrentado, abatido y muy irritado le gritó al gurú:

Yo le pregunté cuál era el camino para el éxito, seguí la dirección que me indicó y sólo escuché explosiones. ¡Ya basta de apuntar el camino! ¡Hable!

Sólo entonces el gurú le dijo:

El éxito está justo allí, justo después de la explosión.

sábado, 10 de marzo de 2012

ADALINA, el hada sin alas

Adalina no era un hada normal. Nadie sabía por qué, pero no tenía alas. Y eso que era la princesa, hija de la Gran Reina de las Hadas. Como era tan pequeña como una flor, todo eran problemas y dificultades. No sólo no podía volar, sino que apenas tenía poderes mágicos, pues la magia de las hadas se esconde en sus delicadas alas de cristal. Así que desde muy pequeña dependió de la ayuda de los demás para muchísimas cosas. Adalina creció dando las gracias, sonriendo y haciendo amigos, de forma que todos los animalillos del bosque estaban encantados de ayudarla.

Pero cuando cumplió la edad en que debía convertirse en reina, muchas hadas dudaron que pudiera ser una buena reina con tal discapacidad. Tanto protestaron y discutieron, que Adalina tuvo que aceptar someterse a una prueba en la que tendría que demostrar a todos las maravillas que podía hacer.

La pequeña hada se entristeció muchísimo. ¿Qué podría hacer, si apenas era mágica y ni siquiera podía llegar muy lejos con sus cortas piernitas? Pero mientras Adalina trataba de imaginar algo que pudiera sorprender al resto de las hadas, sentada sobre una piedra junto al río, la noticia se extendió entre sus amigos los animales del bosque. Y al poco, cientos de animalillos estaban junto a ella, dispuestos a ayudarla en lo que necesitara.

- Muchas gracias, amiguitos. Me siento mucho mejor con todos vosotros a mi lado- dijo con la más dulce de sus sonrisas- pero no sé si podréis ayudarme.
- ¡Claro que sí! - respondió la ardilla- Dinos, ¿qué harías para sorprender a esas hadas tontorronas?
- Ufff.... si pudiera, me encantaría atrapar el primer rayo de sol, antes de que tocara la tierra, y guardarlo en una gota de rocío, para que cuando hiciera falta, sirviera de linterna a todos los habitantes del bosque. O... también me encantaría pintar en el cielo un arco iris durante la noche, bajo la pálida luz de la luna, para que los seres nocturnos pudieran contemplar su belleza... Pero como no tengo magia ni alas donde guardarla...
- ¡Pues la tendrás guardada en otro sitio! ¡Mira! -gritó ilusionada una vieja tortuga que volaba por los aires dejando un rastro de color verde a su paso.

Era verdad. Al hablar Adalina de sus deseos más profundos, una ola de magia había invadido a sus amiguitos, que salieron volando por los aires para crear el mágico arco iris, y para atrapar no uno, sino cientos de rayos de sol en finas gotas de agua que llenaron el cielo de diminutas y brillantes lamparitas. Durante todo el día y la noche pudieron verse en el cielo ardillas, ratones, ranas, pájaros y pececillos, llenándolo todo de luz y color, en un espectáculo jamás visto que hizo las delicias de todos los habitantes del bosque.

Adalina fue aclamada como Reina de las Hadas, a pesar de que ni siquiera ella sabía aún de dónde había surgido una magia tan poderosa. Y no fue hasta algún tiempo después que la joven reina comprendió que ella misma era la primera de las Grandes Hadas, aquellas cuya magia no estaba guardada en sí mismas, sino entre todos sus verdaderos amigos.

Pedro Pablo Sacristán

jueves, 8 de marzo de 2012

UN DEFECTO EN LA MUJER


Para cuando Dios hizo a la mujer, ya estaba en su sexto día de trabajo de horas extras. Un ángel apareció y le dijo: “Por qué pones tanto tiempo en ésta?”...Y el Señor contestó: “Has visto mi Hoja de Especificaciones para ella?”

Debe ser completamente lavable, pero no ser de plástico, tener más de 200 piezas movibles, todas cambiables y ser capaz de funcionar con una dieta de cualquier cosa y sobras, tener un regazo que pueda acomodar cuatro niños al mismo tiempo, tener un beso que pueda curar desde una rodilla raspada hasta un corazón roto y lo hará todo con solamente dos manos.”

El ángel se maravilló de los requisitos. “Solamente dos manos….Imposible!“ Y este es solamente el modelo estándar? Es demasiado trabajo para un día…Espera hasta mañana para terminarla.“
"No lo haré", protestó el Señor. "Estoy tan cerca de terminar esta creación que es favorita de mi propio corazón. Ella ya se cura sola cuando está enferma Y puede trabajar días de 18 horas.”

El ángel se acercó más y tocó a la mujer.
“Pero la has hecho tan suave, Señor “Es suave”, dijo Dios, pero la he hecho también fuerte. No tienes idea de lo que puede aguantar o lograr.”Será capaz de pensar?” preguntó el ángel.

Dios contestó: “No solamente será capaz de pensar sino que razonar y de negociar”
El ángel entonces notó algo y alargando la mano tocó la mejilla de la mujer …“Señor, parece que este modelo tiene una fuga…Te dije que estabas tratando de poner demasiadas cosas en ella”.

“Eso no es ninguna fuga… es una lágrima” lo corrigió El Señor.
“Para qué es la lágrima,” preguntó el ángel.
Y Dios dijo: “Las lágrimas son su manera de expresar su dicha, su pena, su desengaño, su amor, su soledad, su sufrimiento, y su orgullo.”

Esto impresionó mucho al ángel “Eres un genio, Señor, pensaste en todo. La mujer es verdaderamente maravillosa”

Lo es! ... La mujer tiene fuerzas que maravillan a los hombres.

Aguantan dificultades, llevan grandes cargas, pero tienen felicidad, amor y dicha.
Sonríen cuando quieren gritar.
Cantan cuando quieren llorar.
Lloran cuando están felices y ríen cuando están nerviosas.
Luchan por lo que creen.
Se enfrentan a la injusticia.
No aceptan “no” por respuesta cuando ellas creen que hay una solución mejor.
Se privan para que su familia pueda tener.
Van al médico con una amiga que tiene miedo de ir.
Aman incondicionalmente.
Lloran cuando sus hijos triunfan y se alegran cuando sus amistades consiguen premios.
Son felices cuando escuchan sobre un nacimiento o una boda.
Su corazón se rompe cuando muere un persona querida.
Sufren con la pérdida de un ser querido, sin embargo son fuertes cuando piensan que ya no hay más fuerza.
Saben que un beso y un abrazo pueden ayudar a curar un corazón roto.

Sin embargo, hay un defecto en la mujer: ES QUE SE OLVIDA DE CUÁNTO VALE!!!!!!!!!!!!!