jueves, 26 de abril de 2012

DUMBO

Dumbo era un elefantito muy gracioso y juguetón que vivía en un circo. Su trompa era de un color gris claro, era la más bonita trompa que jamás se ha visto. Pero sus orejas eran tan grandes que le llegaban casi a las rodillas, era maltratado y ridiculizado por todos sus compañeros del circo. .. por eso Dumbo siempre estaba triste.

Cierto día el jefe del circo hizo que vistieran a Dumbo de payaso, para que tomara parte en un número de payasadas. Dumbo debería saltar de una casa de cartón en llamas y caer en una red de bomberos. El público reía como nunca, pero Dumbo se sentía humillado.

Al día siguiente, se hace amigo de un minúsculo ratoncillo llamado Timoteo, que, tras ver cómo el pobre Dumbo cosecha fracaso tras fracaso en sus numerosas apariciones ante el público, decide hacer de él la estrella más importante del circo, diciéndole “ Vas a volar muy alto, Dumbito”,

Al oír aquellas palabras, Dumbo agitó sus grandes orejas como alas. Timoteo se quedó perplejo al ver aquello.

“Oye”, dijo sonriendo, “eso de volar no es mala idea; te enseñaré a volar”.

Por la mañana, Timoteo se despertó y vio cuatro cuervos parados en una rama junto a él, “¿Dónde estoy?”, preguntó, frotándose los ojos. “Estás en lo alto de un árbol”, contestaron los cuervos. Y era cierto. Él y Dumbo estaban en las ramas de un árbol. “El elefantito y tú volaron hasta aquí”, dijeron los cuervos.
Para entonces Dumbo se había despertado, y sólo de pensar que pudo haber volado, le dio un mareo. Perdió el equilibrio, y después de rebotar en las ramas… ¡al agua! Él y Timoteo cayeron en un charco junto al tronco.

“Serás famoso”, le decía el ratoncito aún empapado. “Podrás volar, ya lo verás”.

Pero cuando Dumbo intentó volar de nuevo, no pudo. Uno de los cuervos dijo a Timoteo en secreto: “Hay que hacerle creer que puede volar”, y con un guiño dio a Timoteo una pluma, diciendo: “Dile que si lleva esta pluma mágica volará”. El truco dio resultado. En cuanto Dumbo tomó la pluma y agitó las orejas, levantó el vuelo.

“¡Bravo!”, gritó Timoteo. “¡Qué sorpresa van a llevarse los de la función de esta tarde!”…

Dumbo sacudió las orejas, y ante la sorpresa de todos, se elevó por los aires y voló en círculos, por encima del público que aplaudía delirante.

El circo Dumbo, pues así cambió de nombre tomando el de su estrella principal, obtuvo un éxito inenarrable recorrió el mundo entero y el "Elefante volador" como se le conocía, salió en las portadas de todos los periódicos y revistas. Las televisiones y emisoras de radio se disputaban sus opiniones. Pero nadie fue más feliz que la mamá de nuestro héroe al ver que ya nadie se burlaba de su hijito.

http://cuentosenluna.com/


viernes, 20 de abril de 2012

EL ÁRBOL GIGANTESCO

Un carpintero y sus auxiliares viajaban por la provincia de Ki, en busca de material para construcciones vieron un árbol tan gigantesco que cinco hombres tomados de las manos no conseguían rodearlo, y su copa era tan alta que casi tocaba las nubes.

-No perderemos nuestro tiempo con este árbol –dijo el maestro carpintero. Tardaríamos demasiado en cortarlo. Si quisiéramos hacer un barco, se hundiría por causa de lo pesado que es su tronco. Si quisiéramos usarlo para la estructura de un techo, las paredes tendrían que ser exageradamente resistentes.

El grupo siguió adelante. Uno de los aprendices comentó:
-¡Es un árbol tan grande y no sirve para nada!
-Estás equivocado –dijo el maestro carpintero. Él ha seguido su destino a su manera. Si fuese igual a los demás, ya lo habríamos cortado. Pero porque tuvo el coraje de ser diferente, permanecerá vivo y fuerte mucho tiempo.

martes, 10 de abril de 2012

DARDOS

Un día particular, Sally llegó a sus clases y sabía que iba a ser un día de diversión. En la pared estaba un blanco grande, y en una mesa próxima estaban muchos dardos.

El Dr. Smith les dijo a los estudiantes que dibujaran una foto de una persona que no les gustara, o de alguien que los haya puesto furiosos, y él les dejaría tirar los dardos a esa foto.

La amiga de Sally dibujó una foto de una muchacha que le había robado a su novio. Otra amiga dibujó la foto de su hermanito. Sally dibujó una foto de un amigo anterior, poniendo muchos detalles en su dibujo, hasta le dibujó las espinillas de la cara. Sally estuvo satisfecha con el efecto que ella había alcanzado. Se alineó en la fila para tirar los dardos.

Algunos de los estudiantes lanzaron sus dardos con tal fuerza que sus blancos fueron rasgados. Sally miraba adelante en espera de su turno, y entonces se llenó de decepción cuando el Dr. Smith, debido a límites de tiempo, pidió que los estudiantes volvieran a sus asientos.

Cuando se sentó con el pensamiento de que estaba muy enojada porque ella no tuvo una ocasión de lanzar ningún dardo a su blanco, el Dr. Smith comenzó a quitar los blancos de la pared.

Por debajo del blanco estaba una foto de Jesús. Un silencio cayó sobre el cuarto mientras que cada estudiante vio desmantelada la foto de Jesús; los agujeros y las marcas dentadas cubrieron su cara, y sus ojos fueron perforados.

El Dr. Smith dijo solamente estas palabras :

"Si a uno de tus semejantes les haces un daño, me lo haces a mí"

No había necesidad de otras palabras; las lágrimas llenaron los ojos de los estudiantes, centrados solamente en el cuadro de Cristo.

martes, 3 de abril de 2012

DIOS SI EXISTE

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba, como es costumbre en estos casos, entabló una amena conversación con la que persona que lo atendía.
 
Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas, de pronto tocaron el tema de Dios, el barbero dijo... Fíjese caballero que yo NO creo que Dios exista, como usted dice... Pero, ¿por qué dice usted eso?... pregunto el cliente... Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe, o dígame, acaso si Dios existiera, habría tantos enfermos?, ¿Habría niños abandonados, si Dios existiera? No habría sufrimiento, ni tanto dolor para la humanidad, yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosa
 
El cliente se queda pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión. El barbero termina su trabajo y el cliente salió del negocio... Recién abandonaba la barbería cuando en la calle ve a un hombre con la barba y el cabello largo, al parecer hacía mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía muy desarreglado...
 
Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero:... ¿Sabe una cosa? Los barberos NO EXISTEN... ¿Cómo que no existen? exclamó el barbero, si aquí estoy yo, y yo soy barbero... ¡No! -dijo el cliente-, No existen porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle... ¡Ah, los barberos si existen, -dijo el barbero- lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mí!
 
¡Exacto! -dijo el cliente- Ese es el punto, Dios sí existe, lo que pasa es que las personas NO van hacia él y no Le buscan, por eso hay tanto dolor y miseria.

lunes, 2 de abril de 2012

VALOR EN EL FRAGOR DE LA ACCIÓN

Hace un par de años presencié un acto de valentía que me congeló la sangre.

En una asamblea estudiantil del colegio tuve la oportunidad de hablar sobre el mal hábito de victimizar a algún compañero y de manifestar que cada uno de nosotros estaba en capacidad de salir en su defensa en vez sumarse al grupo de los victimarios.
Al terminar mi intervención, el debate se abrió para permitir que cada cual manifestara su opinión. Los estudiantes estaban en libertad de agradecer a cualquiera que les hubiera tendido la mano y algunos efectivamente lo hicieron. Una chica agradeció a los amigos que la ayudaron durante una crisis familiar. Un chico habló de ciertas personas que lo habían apoyado durante una época de dificultades emocionales.

Poco después, una joven que estaba por graduarse se acercó al micrófono, señaló la sección de secundaria y retó al colegio.
“Suspendemos el abuso a ese chico. No cabe duda de que él es distinto de todos nosotros, pero hace parte de nuestra comunidad. Su alma es igual a la nuestra y requiere de nuestra aceptación, nuestro amor, nuestra compasión y apoyo. Necesita tener amigos. ¿Por qué nos hemos dedicado a abusar de él y a tratarlo brutalmente?
“¡Reto al colegio entero para que dejemos de victimizarlo y le brindemos una oportunidad!” .

Durante su intervención yo estaba de espaldas a la sección donde se encontraba el chico objeto de su pronunciamiento, y no tenía ni idea de quién se trataba. Sin embargo, era obvio que todos los alumnos lo conocían.

Me dio hasta miedo mirar hacia su sección, pues me imaginaba que el chico debía estar colorado de la vergüenza y deseando estar en cualquier otro lugar, menos ahí. Pero al mirar hacia atrás pude observar a un chico con una sonrisa de oreja a oreja. Su cuerpo rebotaba sobre el asiento y tenía el puño alzado en alto.

Todo su ser parecía decir a gritos: “¡Gracias, gracias. Sigue hablándoles. Hoy me has salvado la vida!”.

Bill Sanders