martes, 10 de diciembre de 2013

LA CAJA DE BESOS

Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 3 años por desperdiciar un rollo de papel de regalo dorado. El dinero era escaso en esos días por lo que explotó en furia cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de Navidad.

Pero sin embargo la niña le llevó el regalo a su padre la siguiente mañana y dijo:
- "Esto es para ti, Papito".

El se sintió avergonzado de su reacción de furia, pero éste volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía. Le volvió a gritar diciendo:"Qué no sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe haber algo adentro?"

La pequeñita miró hacia arriba con lágrimas en los ojos y dijo: "Oh, Papito, no está vacía, yo soplé besos adentro de la caja, todos para ti".

El padre se sintió morir; puso sus brazos alrededor de su niña y le suplicó que lo perdonara.

Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y siempre que se sentía derrumbado, él tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí.

9 comentarios:

  1. cuanta ternura hay en esa pequeña ... ojalá todos conserváramos un poco de inocencia para estas fechas que mucha falta nos hace

    ResponderEliminar
  2. que padre tan malo, que bueno que cambio por que sinoooooooooo

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita historia, Rosas, es muy conmovedora; gracias por compartirla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. con este ambiente navideño cualquier renegòn cambia

    ResponderEliminar
  5. Un cuento muy pero que muy tierno, de esos que nos emocionan. Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermoso mensaje... los sentimientos son mas importantes que cualquier regalo material.

      Eliminar
  6. me encanta la navidaddddddddddddddd

    ResponderEliminar
  7. http://unespaciopositivo.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  8. Un relato muy tierno, así son los niños, uan ricura de amor.
    Gracias mi querida amiga
    Te dejo un beso de ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar