lunes, 12 de enero de 2015

LAS TRES REJAS

Un día, un joven discípulo dijo a un sabio filósofo:
-Maestro, un amigo tuyo estuvo hablando mal de ti. Dijo que...
-Espera- le interrumpió el filósofo
-.¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?-
-¿Qué tres rejas? - Preguntó el joven
 -Sí, las tres rejas.

La primera es la verdad.
¿Estás seguro que es totalmente cierto lo que vas a decirme?
-No, lo oí comentar a unos vecinos-Respondió el discípulo

-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, la bondad.
Lo que quieres decirme, ¿Es bueno para alguien?
-No, al contrario - contestó el joven

-Y la última reja es la necesidad.
¿Es necesario que yo sepa lo que quieres contarme?
-No, no es estrictamente necesario - Aseveró el discípulo

Entonces dijo el sabio sonriendo:
- Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, mejor será olvidarlo para siempre.

2 comentarios:

  1. abajo los chismosos y envidiosossssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Michelle Gonzaga Guerrero

    Antes que nada, me gustaría felicitarte por tu excelente trabajo no solo de tu blog sino también, de tus publicaciones.
    Pienso que la contestación este filósofo a su discípulo nos deja una importante lección: No permitamos que malos comentarios y personas mal intencionadas dañen nuestra paz y tranquilidad. Y antes de repetir algo,recordemos:'' pasarlo por las tres rejas''.

    ResponderEliminar