jueves, 21 de octubre de 2010

EL CUENTO DE LA TORTUGA

Había un a vez una tortuga que había perdido la memoria y no se acordaba del camino de regreso a su casa. Estaba perdida en el bosque y lloraba. Lloró tanto que el bosque empezó a llenarse de lágrimas.

Esto ocasionó problemas a los enanos del bosque, ya que entraba agua (lágrimas) en sus casas. Decididos a buscar el origen de tal inundación, salieron de sus casas para saber cuál era el problema. Pronto encontraron a la tortuga llorando desesperadamente y le preguntaron:“Tortuga, ¿Por qué lloras tanto?”. “He perdido la memoria y no sé la forma de regresar a casa”, contestó.

Los enanos tuvieron una ocurrencia. Le colocaron unas hierbas mágicas dentro del caparazón y le dijeron: “Cada vez que quieras saber lo que debes hacer, pon la cabeza dentro del caparazón, hueles las hierbas mágicas y empiezas a pensar. ¡Verás qué bien funciona!”

La tortuga así lo hizo: Puso la cabeza dentro del caparazón, olió las hierbas mágicas y pensó: "¿Cuál es la forma de regresar a casa?". A continuación adoptó la postura del pensador y dijo: “¡Ah!, ya me acuerdo, he de subir este monte y bajar por la orilla del torrente”.
La tortuga salió del caparazón, dio las gracias a los enanos y se dirigió hacia su casa.

A partir de ese momento, la tortuga siempre supo lo que debía hacer: Cuando no se acordaba de algo, ponía la cabeza en el caparazón, "PENSABA" y "DECIDÍA".

Carreras, Ll. Y otros. Cómo educar en valores. Editorial Narcea

2 comentarios:

  1. Quiero a gradecer a Ash, quien fue la que me envió este cuento a mi email para poder compartirlo con ustedes.
    Esto fue lo que escribió: "Hoy en mi clase de religión nos han hablado sobre la interioridad de las personas (su interior) y nuestro profe nos ha contado un cuento cortito que pensé que podía ser interesante para tu blog. Es algo así como que nosotros averiguamos nuestros verdaderos sentimientos y pensamientos solo en nuestro interior.
    Muchas gracias Ash.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rosas por este cuento , gracias que hago ostensibles a tu amiga Ash, por compartir la endeñanza de esta cuento. Pensar, interiorizar, elemantos que van escasos en la vida tan agetreada de hoy día.
    Gracias
    Recibe un beso con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar