jueves, 11 de abril de 2013

EL AMOR LO CURA TODO

Una niña de Brasilia que recibió una brutal paliza por parte de sus padres. Como resultado, perdió el movimiento de todo el cuerpo y ni siquiera conseguía hablar. Internada en el Hospital de Base, la cuidaba una enfermera que a diario le decía: “Te quiero mucho”. Aunque los médicos le aseguraban que la niña no podría escucharla y que sus esfuerzos eran inútiles, la enfermera le seguía repitiendo: “Yo te quiero mucho, ¿sabes? No te olvides”.

Tres semanas después, la niña había recuperado el movimiento. Cuatro semanas más tarde, volvía a hablar y a sonreír. La enfermera nunca dio entrevistas, y el periódico no publicó su nombre, pero queda registrado aquí para que no lo olvidemos nunca: El amor cura.

El amor transforma, el amor cura. Pero, a veces, el amor tiende trampas mortales y termina destruyendo a la persona que decidió entregarse por completo. ¿Qué sentimiento tan complejo es éste que –en el fondo– es la única razón para que sigamos vivos, luchando e intentando mejorar?

Paulo Coelho

3 comentarios:

  1. Para que después digan algunos que el amor es algo pasajero, el que ama y el amado siempre le queda algo y en esta caso, a la niña, vida. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¿Pero es una historia verdadera? porque estoy impresionada, pobrecita mí, ¿cómo se puede hacer eso? y la enfermera un ángel que con su amor la curó. Ojalá se encuentre la niña bien, angelito. El amor el motor de la vida. saludos

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, el AMOR cura y hace grandes milagros pero eso de que destruye tendiendo trampas mortales no es cierto ya que el que actúa así no tiene ningún tipo de amor.Besotes

    ResponderEliminar